sábado, 23 de abril de 2016

El régimen cede y autoriza la entrada y salida de cubanos 'pasajeros y tripulantes' de cruceros


POLÍTICA

DDC | La Habana | 22 Abr 2016 - 10:38 am. | 42


Buque Adonia, de la compañía Carnival.
El Gobierno anunció este viernes que a partir del próximo 26 de abril permitirá "la entrada y salida de ciudadanos cubanos, con independencia de su condición migratoria, en calidad de pasajeros y tripulantes en cruceros" y "buques mercantes".
La noticia llega a pocos días de que la compañía estadounidense Carnival comience a operar cruceros a Cuba, lo que había generado polémica e incluso demandas de emigrados en Estados Unidos porque las leyes de La Habana hasta ahora han impedido que los nacidos en la Isla entren a ella por mar.
En una nota publicada por la prensa oficial, el Gobierno dijo que próximamente también autorizará, "de forma gradual y una vez creadas las condiciones", la entrada y salida cubanos "en calidad de pasajeros y tripulantes en embarcaciones de recreo (yates)". Señaló que, en este caso, la puesta en práctica de la medida "será anunciada oportunamente".
El Gobierno no aclaró, sin embargo, si para poder desembarcar en la Isla los emigrados deberán tener un pasaporte cubano "habilitado".
La "habilitación" es un sello de autorización que expiden los consulados de La Habana. Tanto el pasaporte como el sello son hasta ahora obligatorios para los cubanos que viajan al país en avión, sin importar que hayan adquirido otra nacionalidad.
La nota oficial recordó que el 22 de marzo pasado La Habana firmó con Carnival un contrato por el cual la empresa comenzará a enviar cruceros a la Isla en mayo.
El pasado lunes, la empresa estadounidense anunció un cambio en su política para permitir que los nacidos en Cuba comprasen pasajes para los viajes a la Isla. Asimismo, dijo que aplazaría el inicio de los cruceros si el Gobierno cubano impedía la entrada de cubanoamericanos.
La decisión de la empresa fue una respuesta a una demanda presentada por dos cubanos, Amparo Sánchez y Francisco Marty, quienes este jueves solicitaron a un juez federal en Miami garantizar que ni ellos ni otros exiliados padecerán discriminación cuando los cruceros de Carnival comiencen a viajar a Cuba el 1 de mayo.
El Gobierno cubano no mencionó estos antecedentes en su nota oficial. Dijo que sus nuevas disposiciones forman parte de su "actualización de la política migratoria" para "ajustarla a las condiciones del presente y futuro previsible".
Advirtió que para enrolarse como tripulantes de buques mercantes o cruceros los cubanos residentes en la Isla deberán continuar pasando "a través de las instituciones empleadoras establecidas", todas estatales.
El régimen repitió su argumento de que fueron las "acciones terroristas contra Cuba" las que dieron origen a la regulación que hizo que los ciudadanos cubanos residentes en el exterior solo pudieran entrar al país por vía aérea. Añadió que esa disposición fue "adoptada por la necesidad de prevenir la utilización de embarcaciones para la realización de estos actos".
El buque Adonia, de Carnival, con capacidad para 704 pasajeros, zarpará cada dos semanas desde Miami a la Isla, parando en La Habana, Cienfuegos y Santiago de Cuba.
Estos viajes en crucero serían los primeros entre Estados Unidos y Cuba en más de 50 años, y se producen gracias a la reanudación de relaciones diplomáticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada