domingo, 22 de mayo de 2016

Otro secuestro en vísperas de Pentecostés.

Compartiendo con ustedes esta información que recibo desde Cuba. En relacion a la detención y maltratos sufridos por el Pastor Bautista Mario Félix Lleonart. Por Eloy González.
Otro secuestro en vísperas de Pentecostés.
Por el pastor bautista Mario Felix Lleonart.
mariofelix@nauta.cu
Solitarios, bajo el puente más cercano al km 259, en dirección de La Habana a Santa Clara, nos aguardaban y detuvieron el auto como si en el viajásemos capos de la droga o sospechosos de terrorismo. Varias fuerzas militares estuvieron representadas en el operativo: Brigada Especial (también conocidos como tropas especiales o boinas negras), Policía Nacional Revolucionaria (PNR); y lo peor, sorprendente y extremadamente preocupante: estas dos bajo las órdenes de "civiles", oficiales de la Seguridad del Estado. En efecto, si sus nombres e identidades son reales -algún día conoceremos en detalle- un "civil" nombrado Misael Palacios, Capitán de la Seguridad del Estado, Jefe de "Enfrentamiento" (uno de los tres que me detuvo en Domingo de Ramos; el del pullover naranja que dice Villa Clara, en foto tomada por Yoaxis ese día), y otro nombrado Leonel, dirigían como juguetes a los militares quienes lejos de honrar un uniforme para hacer valer la Ley eran utilizados para violarla.
 Otro secuestro en vísperas de Pentecostés. cubademocraciayvida.org web/folder.asp?folderID=136
Los detenidos fuímos: Yoandy Izquierdo Toledo, Yoaxis Marcheco Suárez, y yo. Los policías se abalanzaron sobre el auto y su prioridad fue arrebatar nuestros teléfonos para impedir esta vez cualquier constancia de foto o filmación. Luego revizaron nuestras pertenencias ocupando una carpeta con  papeles de Yoandy que allí mismo bajo el puente el Capitán Leonel leía con la misma voracidad con la que los efectivos perrillos de la Aduana olfatean droga. Luego le informaron a Yoandy que su entrada estaba prohibida a Villa Clara. No le dijeron quien le prohibía, ni le mostraron ningún documento legal al respecto. Yoandy no ha sido juzgado en ningún tribunal ni se le ha limitado judicialmente su libertad de movimiento por ninguna causa. Ni es concebible hacerlo pues se trata de un valioso joven cristiano, profesional, cívico y muy humano. Sin embargo le separaron de nosotros llevándole a la otra senda y obligando al primer transporte que pasaba, una rastra, a que le trasladase hasta La Habana, dejando ocupada su carpeta, sin entregarle acta de retención o decomiso de ningún tipo, lo cual convierte el hecho en un mero robo con fuerza.
Luego se encargaron de nosotros. Los oficiales Misael y Leonel ordenaron a los militares de PNR y de la Brigada Especial que nos condujesen, lo cual hicieron llevándonos a Yoaxis y a mí hasta el cuartel provincial de la Brigada Especial en la ciudad de Santa Clara en una patrulla con capacidad para cinco personas, pero donde viajamos seis: además de nosotros, dos soldados de la Brigada Especial y dos de la PNR. Los oficiales se fueron a otro lugar donde permanecieron alrededor de cuatro horas, ignoramos donde, suponemos que algún sitio con acceso a internet para explorar nuestras cuentas, en posesión de nuestros teléfonos, haciendo uso de ellos a sus anchas, investigándolos de maneras que ignoramos. La batería del teléfono de Yoaxis ahora presenta problemas para cargarse y le borraron numerosas fotos. Yo pude constatar hasta el momento que se conectaron a mi cuenta Nauta de correo. Durante ese tiempo nos mantuvieron a nosotros dos dentro de la calurosa patrulla fuera del cuartel de Brigada Especial. Luego de las cuatro horas de trabajo con nuestros teléfonos reapareció el Capitán Leonel, devolviéndonoslos, y ordenando a los militares; esta vez solo a los de la PNR que pusiesen en marcha la patrulla conduciéndonos hasta nuestro pueblo, Taguayabón, en el que fuímos dejados alrededor de 11.30 de la noche.
Solo a 4 km antes de llegar al pueblo, el Capitán Leonel, articuló palabras, no para ofrecer explicación alguna sino para decirnos que si nos tratábamos con respeto mutuo él estaba dispuesto a conversar. No podía creer que la palabra que profiriese precisamente el elemento, vulgar secuestrador, fuese precisamente "respeto". De modo que no dirigiéndome a él, sino a Yoaxis, le pregunté a ella si la palabra que escuchaban mis oídos era correcta pues sería el colmo que luego de tanto proceder violatorio de la Ley, mucho más que irrespetuoso, este delincuente escogiese precisamente ese término de tanto valor, evidentemente ausente de su real diccionario, para cerrar de esta forma lo que catalogo de vulgar secuestro.
Mi detención anterior se produjo en Domingo de Ramos. Esta ocurre en vísperas de Pentecostés, el viernes 13 de mayo. De hecho la visita de Yoandy a nuestra comunidad formaba parte de esta jornada, siendo él nuestro visitante especial, representante de lujo de nuestros hermanos de Convivencia en la occidental provincia de Pinar del Río. No es nada novedoso este tipo de violaciones. Recordemos la detención y deportación a La Habana hace dos años de quien fue entonces el invitado a nuestro Patmos de Pentecostés, David de Omni Zona Franca. La relación entre estas festividades religiosas cargadas de tanto simbolismo espiritual y de estos secuestros no es casual. Delatan la naturaleza diabólica de un régimen demoníaco condenado ya desde la cruz de Cristo a desaparecer. ¡Sus violatorios días están contados!

Publicado en /R en R/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada