lunes, 16 de mayo de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


El 16 de mayo en la Historia de Cuba

• 1895 -

Diario de José Martí en Cuba.

-José MartíMáximo Gómez y acompañantes en el campamento de Dos Ríos. Permanecen en este campamento hasta la madrugada del 19 de mayo que salen del campamento de Dos Ríos y llegan hasta La Vuelta Grande, de allí Martí se lanzó a “la carga”, su caballo dirigiéndose hacia la zona de Dos Ríos donde sucedió el trágico suceso.

• 1705 -

- Casa de Expositos.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 279-280 nos describe los acontecimientos del 16 de Mayo de 1705 en la Historia de Cuba:

   “Al entrar en el siglo XVIII, como al cabo de ruda jornada, con mil y un sacrificios vencida, la ciudad de La Habana se hallaba en posesión de importantes progresos. Quienes en ella ejercían jurisdicción de algún género y se encontraban animados del deseo de acertar, la vista y el pensamiento fijos en el bien público, necesariamente contribuían con sus iniciativas y esfuerzos al auge de la población. Pronto debieron de advertir los previsores y celosos la necesidad imperiosa de fundar en La Habana una casa de expósitos, a fin de evitar los males sin cuento que emanaban del crecimiento de la orfandad.

   “El obispo Diego Evelino de Compostela, tocando ya las postrimerías de su vida, fue el primero en consagrar empeños loables a la satisfacción de aquella demanda pública. En el siglo XVII se había tratado de remediar el mal, pero de tal iniciativa no quedaban ni vestigios. Además, el buen sentido aconsejaba revestir de carácter oficial obra de tanta importancia social. Al fin, todo quedó encauzado. Una real cédula de 16 de mayo de 1705 dispuso la erección en La Habana de la Casa de Expósitos. Consecuencia de esa soberana resolución debió de ser la construcción de la Casa de Expósitos en el sitio donde se hallaba la ermita de Belén o San Melchor. Pero la obra póstuma de Compostela hubiera desaparecido para siempre de no haberle dedicado fray Jerónimo Valdés, su sucesor, esfuerzos que se tradujeron en la edificación de una casa en Oficios y Muralla, dotada con un capital de quince mil quinientos pesos.

   “"Data de esta fundación -escribió Raimundo Cabrera- el empleo del apellido Valdés para los niños expuestos sin filiación conocida en la Maternidad. Aunque fondos permanentes para la conservación y el fomento del incipiente instituto y obtuvo algunos limitados, es lo cierto que a fines del siglo XVIII, época de la fundación de la Beneficencia, el Asilo de Expósitos arrastraba una existencia vergonzosa y miserable. No podían haber prestado cívico y decidido apoyo a tan hermosa institución los habitantes de una factoría regida militarmente. Era preciso que obra de tal magnitud la extendiesen y fortificasen el espíritu y el vigor de una sociedad más adelantada. Debía ser la obra de los elementos sociales creados por el arraigo de la mayor cultura de las familias, que dieron carácter y fisonomía propia a los cubanos en los albores del siglo XIX, haciendo surgir una pléyade de hombres capaces de acometividad extraordinaria."

   “Más de una centuria fue necesaria, ciertamente, para que la magnífica idea patrocinada en la real cédula de 16 de mayo de 1705 alcanzase el éxito merecido. Mucho y de veras contribuyó a esto el presbítero Mariano Arango, albacea de Antonia María Menocal. Hizo ejemplar uso de las facultades de que estaba investido por aquel acto de última voluntad. Dedicó íntegramente los ciento treinta mil pesos destinados para legados a pobres a la fundación de la Casa de Maternidad, en la que quedó refundida la antigua Casa Cuna o Asilo de Niños, Expósitos. El primitivo proyecto, fruto de pensamientos y propósitos altruistas, acabó por obtener de esa suerte consolidación durable.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada