martes, 24 de mayo de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


Natalicios cubanos:



Chacón, Juan: -Nació en La Habana el 24 de mayo de 1744. Fraile, Rector de Universidad. En 1761 pidió y logró que se dotasen algunas cátedras y se crearan otras como la de Física Experimental y dos de Matemáticas. De estas el gobierno sólo permitió establecer una.

Guije.com - estudios en la cultura y la historia de Cuba El 24 de mayo en la Historia de Cuba

• 1896 -



- En Consolación del Norte se incorporó a la brigada patriota de Cacarajícara al mando del general Antonio Bello, el cubano José Antonio Cruz con 23 vecinos que le siguieron.

• 1857 -

- William Walker en La Habana.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 295-296 nos describe los acontecimientos del 24 de Mayo de 1857 en la Historia de Cuba:

   “La América latina fue hollada en la primera década de la segunda mitad del siglo XIX por el audaz aventurero William Walker. Era norteamericano por su nacimiento y europeo por su educación. En una universidad alemana cursó estudios de ciencias naturales y en París, dedicado a adquirir conocimientos médicos, casi no le faltó sino graduarse en esta profesión. La influencia de la sociedad, de las tradiciones y de los hombres que constituyeron su medio ambiente en Europa no pudo cambiar su temperamento, propicio a la realización de empresas temerarias.

   “El nombre de William Walker estuvo unido al de Cuba con motivo de planes concebidos en torno a la situación política de la Isla. Walker brilló en el periodismo de su país, ya en Nueva Orleáns, ya en San Francisco de California. Luego puso sus audacias y actividades al servicio de una de las facciones que se disputaban el Poder en México. De aquel atrevimiento salió pronto, aunque maltrecho, para merecer casi inmediatamente el honor de ser elegido miembro de la Convención del Estado de California. La experiencia adquirida a tan alto precio, hasta con exposición de su vida, no podía ser desperdiciada por hombre del temple de Walker, poco escrupuloso, si algo, ante todo esfuerzo, cualesquiera que fuesen su índole y finalidad.

   “Walker se colocó en situación de afrontar cuantas empresas de conquista vislumbrase. No tardó en hallarse en camino de Nicaragua, hacia donde se dirigió en 1855. Su obra allí, ingiriéndose en las luchas políticas, resultó desastrosa para el país. Ejerció de hecho una satrapía. Extremó sus crueldades, se entregó a la más insolente rapacidad y llego a crear la esclavitud de los indios, para mejor responder a los secretos planes de los compatriotas suyos sostenedores y usufructuarios de la nefanda institución. En medio de tanta turbulencia el cubano Domingo de Goicouría, lamentablemente equivocado, pensó en la posibilidad de que el aventurero ayudase a libertar a Cuba, y se puso a su servicio. Goicouría acabó por comprender que Walker nada haría por la Isla, y, a despecho de haber sido por éste nombrado ministro plenipotenciario de Nicaragua en la Gran Bretaña, lo denunció como perverso, torpe e impolítico.

   “Una persona que de esa suerte había jugado con la de Cuba no iba a pasar por La Habana sin llamar la atención de todos, no menos la de los fieles a la Metrópoli que la de los hijos del país que soñaban con su emancipación política. La entrada de William Walker en la capital de la isla en 24 de mayo de 1857 despertó la curiosidad pública. En viaje de Nicaragua a Nueva York, con ciento noventa y nueve oficiales y ciento dieciocho soldados, Walker se detuvo en La Habana, para conocer la población y hasta para inquietar con su presencia a los servidores del régimen colonial. Quizá en unos y en otros, en los visitantes y en los visitados, hubo con ocasión de tal suceso ideas y temores de futuras aventuras contra el poder de España en Cuba.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada