viernes, 6 de mayo de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


El 6 de mayo en la Historia de Cuba

• 1896 -



- Nuevo combate (ver el día 4 de este mes) en el camino del Llano a Quiñones, Cabañas, en el cual tomó parte una columna del general Suárez Inclán que llegó a reforzar a los españoles. Las fuerzas libertadoras acamparon en el Roble para seguir al día siguiente en su empresa de libertad hacia Consolación del Norte.

• 1895 -

 Diario de José Martí en Cuba.



José MartíMáximo Gómez y acompañantes llegan al campamento de Jagua.

• 1669 -

- Quiebra y Rescate de la Justicia.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 259-260 nos describe los acontecimientos del 6 de Mayo de 1669 en la Historia de Cuba:

   “En Cuba, en el período constituyente de la Colonia, las cuestiones públicas se vieron sometidas a dislates y concupiscencias alarmantes. El mal no era privativo de España. Como España, las demás naciones eran hijas del tiempo y de las circunstancias. Y tiempo y circunstancias estaban minados por vicios y excesos arraigados en muchas generaciones humanas.

   “La administración de justicia tuvo, naturalmente, que resentirse de un mal que todo lo invadía. Los medios empleados para realizar la constante y perpetua voluntad de dar a cada quien lo suyo no fueron siempre fruto de meditado estudio. La misma organización deparada a ramo de tanta importancia para el orden social de la Colonia era en extremo deficiente. Errores y egoísmos socavaban las instituciones y la normalidad públicas. Cuba demandó remedios radicales para dolencias graves.

   “La ocasión propicia para aplicar el remedio requerido por la salud de la Colonia llegó en, los días en que gobernaba la Isla el maestre de campo Francisco Dávila Orejón y Gastón. Los miembros de la audiencia de las Antillas, poco escrupulosos en el ejercicio de sus funciones, aparentando mucho celo, llegaron a extralimitarse en el uso de sus facultades de manera tal que el Capitán General se creyó en el deber de llamar la soberana atención hacia el exceso de jurisdicción de aquel tribunal. La propia primera autoridad de la Isla se veía a menudo deprimida por la Audiencia, usufructuaria de privilegios que redundaban en perjuicio y menoscabo de la administración de justicia.

   “En la conciencia del monarca español debió de despertar grande interés el requerimiento de Dávila Orejón, pues en 6 de mayo de 1669 se dictó una real cédula introduciendo innovaciones de suma importancia en la forma en que habían de llevarse a cabo las actuaciones judiciales. Se dispuso que las causas que llegasen a la Audiencia y que necesitaran volver a La Habana para ser ampliadas se remitiesen al Capitán General, sin que mediara envío de los llamados jueces comisionados. El recurso a que había apelado Dávila Orejón obtuvo el feliz éxito por él anhelado. Aquellos jueces comisionados, con actos casi siempre abusivos, tenían erigida en sistema la práctica perniciosa de abrumar a quienes caían bajo su acción con persecuciones y medidas odiosas. Al ponerse en manos de la suprema autoridad de Cuba parte del procedimiento que servía a los jueces comisionados para realizar sus depredaciones, los fueros de la justicia y del derecho pudieron considerarse restaurados en inusitada medida.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada