viernes, 24 de junio de 2016

Paz con escopeta




El presidente Juan Manuel Santos pidió a los negociadores del proceso de paz en La Habana un "esfuerzo" para que acordaran esta misma semana las condiciones para un cese al fuego definitivo entre el gobierno de Colombia y las FARC.
Ante esta demanda el jefe de la narco guerrilla, Rodrigo Londoño, Timochenko, declaró que fijar fechas a los diálogos hacía daño al proceso de paz, sin embargo,  horas después,  se informó que las FARC y el gobierno habían finiquitado los diálogos, aunque  restaban aspectos  de la agenda por resolver.
Este acuerdo tan inesperado ha generado mucha suspicacia, al extremo,  que no faltan quienes afirman que es una jugada de  Santos para influenciar al electorado a favor del plebiscito que decidirá sobre los acuerdos finales.
La paz para el presidente Juan Manuel Santos ha sido una  obsesión, el problema radica en cuanto concedió por alcanzar una meta que depende de la voluntad  de sediciosos cuyo primer mandamiento es imponer su voluntad a cualquier costo.
Todo parece indicar que el precio de la paz para Santos es irrelevante. Demuestra estar dispuesto a hacer las concesiones que sean necesarias para firmar unos acuerdos que tienen grandes posibilidades de generar un conflicto de mayores proporciones que el padecido por el país por décadas.
El mandatario afirmó que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia se estaban preparando para una nueva guerra mientras sostenían diálogos en la capital cubana, advierte que el conflicto sería particularmente urbano lo que tendría graves repercusiones para en el país, declaraciones que evidencian que el presidente está jugando al miedo, a la intimidación del mismo pueblo que lo ha elegido en dos ocasiones.
Santos, pretende que la población respalde unos convenios que compensan generosamente a las FARC, sin que entre a considerar los perjuicios que podrían derivarse de la legitimación  de terroristas que solo creen en la violencia.
El mandatario intenta generar pánico cuando advierte al pueblo que  de no suscribirse los acuerdos con el grupo terrorista, el país sería asolado por una especie de Armagedón que transformaría a  los ciudadanos en cenizas.
Inconcebiblemente la visión apocalíptica de Santos no está dirigida a la narco guerrilla, sino al pueblo que como presidente   debe proteger. Su deber no es intimidar a los ciudadanos, sino advertirle a las FARC que tendrán que enfrentar todo el poder del estado si no se conducen conforme a la ley.
El presidente Santos tal parece que está dispuesto a confrontar a quienes demandan una paz justa y conceder a los terroristas todos los beneficios que demandan, por lo que las víctimas de la violencia de la narco guerrilla podrían afirmar sin la más mínima duda que el crimen si paga.
El alto mando de  las FARC está consciente que su capacidad militar se ha reducido  sustancialmente. El poco apoyo que contó en algunos sectores de la sociedad colombiana está en su nivel más bajo y el irracional respaldo que disfrutó de ciertas corrientes  políticas internacionales, incluido gobiernos y varias Ongs, es  prácticamente nulo.
Las FARC están sentadas en la mesa de negociaciones por necesidad no por convicción. Para ellos la firma de los acuerdos no es más que un armisticio, una tregua a romper cuando no sean satisfechas algunas de sus demandas.
Tampoco se puede obviar que el mando de las FARC no es monolítico. Nunca han faltado disensiones y conflictos entre estos sediciosos. Los señores de la guerra no gustan del trabajo, la violencia es para estos individuos un medio de vida que rinde altos dividendos.
Esta por conocerse cómo será la entrega de armas y la ubicación de los desmovilizados, sobre lo que Ivan Márquez, uno de los jefe del clan, dijo “que no había garantías para la dejación de las armas ni tampoco para la concentrarse cuando se desmovilice y entren a la vida política legal”,  con estos truenos es difícil creer en la paz de Santos.
Las narco guerrilla cuentan con vastos recursos económicos. The Economist afirma que tienen una fortuna superior a los 10 mil millones de dólares y sería muy ingenuo pensar que si algún día acordaran entregar las armas, no conservarían arsenales suficientes para iniciar un proceso de desestabilización.
Si se fuera a seleccionar una entidad prototipo del crimen organizado, las FARC obtendrían esa penosa distinción porque tienen gran experiencia en secuestros, asesinatos, reclutamientos de menores, narcotráfico, colocación de minas antipersonas y en prácticas terroristas.
Por otra parte la afirmación del presidente Santos que cuando se suscriba la paz el grupo terrorista va a desaparecer, obliga a evocar al premier británico Neville Chamberlain,  cuando concibió la fantasía que los acuerdo de Munich compensarían a Adolfo Hitler y que laz de Europa estaba garantizada. 


Pedro Corzo
Periodista
(305) 498-1714

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada