miércoles, 1 de junio de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


Natalicios cubanos:




Calcagno, Francisco: -Nació en Güines el 19 de junio de 1827 y falleció en Barcelona el 22 de marzo de 1903. Estudió letras y filosofía en la Universidad de La Habana. Introdujo en su ciudad natal la primera imprenta y fundó la primera biblioteca. Luego pasó a La Habana consagrado a la enseñanza, cuya profesión alternó con el cultivo de las letras. Autor del “Diccionario Biográfico Cubano” y otras excelentes obras.

Guije.com - estudios en la cultura y la historia de Cuba El 1º de junio en la Historia de Cuba

• 1834 -

- Gobierno de Miguel Tacón.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 311-312 nos describe los acontecimientos del 1º de junio de 1834 en la Historia de Cuba:

   “La presencia del general Miguel Tacón en el mando de la Isla el 1° de junio de 1834 señaló el principio de una era de violencias en la Colonia. El poder fue convertido en instrumento de una opresión política, sostenida por la férrea mano de un militar, negación de todo principio de libertad, de todo rayo de luz. Cuba no supo sino entonces a cuánto podía llegarse en la aplicación de las facultades omnímodas conferidas al Capitán General a partir del 28 de mayo de 1825. La gestión de Francisco Dionisio Vives fue nociva al país, pero la de Tacón tuvo peores efectos.

   “Tacón fue rencoroso, autoritario y enemigo de la libertad. Pareció como buscado adrede para acentuar el desagrado que entre los hombres conscientes del país habían producido las restricciones que acompañaron la promulgación en Cuba del Estatuto Real. Desterró al ilustre José Antonio Saco, suprimió en absoluto las prerrogativas de la imprenta, mantuvo la Comisión Militar y provocó la expulsión de los diputados cubanos de las Cortes. La conciencia pública, por efecto de tales novedades, quedó sumida en las tenebrosidades de la tiranía. Hubo brotes de sincero liberalismo y de aspiraciones patrióticas. Tacón los ahogó sin contemplaciones ni atenuaciones.

   “Un espíritu tolerante, inclinado a aceptar las enseñanzas de la escuela estoica, pudo ver algo plausible en la obra de Tacón, apreciada desde el punto de vista administrativo. Todo lo que poseyó de abominable y funesto en el aspecto político lo tuvo de ejemplar en el orden administrativo. Iniciativas y esfuerzos suyos, concordantes con los del conde de Villanueva, fueron fructuosos. Tacón anheló contribuir al progreso material del país. De no haber vivido tan apegado al imperio del sable y al desprecio de los derechos del cubano, su paso por la Capitanía General habría constituido un suceso de grata memoria en la historia de la tierra cuyos destinos dirigió durante cuatro años. El muelle de Caballería, la alameda de Isabel II, el Campo de Marte, el paseo y el teatro que tomaron su nombre, y los mercados para el abastecimiento de La Habana, entre otras de parecida importancia, fueron obras que, ya terminándolas, ya realizándolas en todas sus partes, hablaron con elocuencia de sus dotes de administrador público, celoso y honrado.

   “El peor de los pecados políticos de Tacón consistió en el empeño que puso en excluir a los cubanos de la comunidad jurídica que eran aquellas Españas de que habían hablado las Cortes de Cádiz. La Colonia fue distanciada de la Metrópoli por injustas negaciones. La promesa de promulgar leyes especiales, destinadas a hacer la felicidad de la Isla, no pasó de mero pretexto para burlar legítimos derechos de los antillanos. La conducta de Tacón, a pesar de su ducado de la Unión de Cuba, sirvió de cabeza al proceso de la ruptura moral entre la nación hispánica y la mejor de las posesiones que conservaba en América.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada