domingo, 12 de junio de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


El 12 de junio en la Historia de Cuba

• 1766 -

- Terremoto en Santiago de Cuba.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 333-334 nos describe los acontecimientos del 12 de junio de 1766 en la Historia de Cuba:

   “Período de reconstrucción y de rectificaciones administrativas fue aquel en que, expirando cabalmente el segundo tercio del siglo XVIII, tocó venir a. gobernar la Isla al mariscal de campo Antonio María Bucarely. No estaba distante la época de la dominación de La Habana por los británicos. Grandes inquietudes se, enseñorearon de España respecto de Cuba inmediatamente después de la restauración. Muchos y graves eran los males que azotaban al país. Había que permanecer en actitud vigilante, ya para mitigar los efectos de pésimas causas pretéritas, ya para salir al encuentro de nuevos desmanes. Bucarely, al asumir la gobernación de Cuba, se sintió inspirado por la seguridad de ser por sí solo bastante para realizar obra de tanta trascendencia.

   “Aunque exagerado en algunas de sus providencias, el Capitán General se mostró desde luego digno de la alta empresa que intentó desarrollar en provecho de la Metrópoli y de la Colonia. Se encastilló en el criterio imperante en su patria respecto del intercambio mercantil. Creyó que hacía bien expulsando del puerto de La Habana, a poco de su arribo, a los buques británicos que, cargados de harinas y ladrillos, encontró en el puerto. Declaró, con carácter de orden terminante, que sus subalternos aprehenderían a cuantos ingleses, franceses y holandeses sorprendiesen en tráficos prohibidos y que serían destinados a trabajar en las fortificaciones de La Habana. Las violencias que hubo en tales acuerdos y disposiciones estuvieron compensadas por la eficacia con que redujeron a la impotencia otros excesos.

   “Medidas inspiradas en los mejores y más vivos deseos de acertar tenían que poner pronto las cosas públicas en estado próspero. Pero la desgracia, si evitada como obra humana, no pudo serlo como designio del Cielo. Entre los infortunios que entonces sufrió el país figuró el terremoto que puso en peligro y mutiló la ciudad de Santiago de Cuba en 12 de junio de 1766. En la madrugada de aquel día la población fue estremecida, desplomándose no pocos edificios y pereciendo numerosas personas. El marqués de Casa-Cagigal, gobernador del Departamento Oriental, sufrió contusiones, siendo preciso sacarlo de los escombros de su casa. Santiago de Cuba, consternada en medio de tanta desventura, pareció incapaz de resurgir y reponerse del inmenso quebranto.

   “Bucarely acudió en socorro de la ciudad en penuria. Casa-Cagigal, sobreponiéndose a sus personales infortunios, encabezó las demostraciones prácticas de liberalidad en beneficio de los menesterosos. Santiago de Cuba demandaba tiempo y afanes para reponerse. Pero corrían horas en que el celo gubernativo y la filantropía privada rivalizaban noblemente, y fue hasta cierto punto obra fácil aquella que pareció difícil, si no imposible.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada