miércoles, 15 de junio de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


Natalicios cubanos:



Gutiérrez, Miguel Jerónimo: -Nació en Santa Clara el 15 de junio de 1822 y falleció (asesinado por los militares españoles) el 20 de abril de 1871 en Monte Obscuro, Sancti Spíritus. Se educó en la escuela de los Franciscanos de su ciudad natal. A los 17 años publicó algunas poesías en “El Eco” y “La Alborada”, colaboró en la comedia “Idealismo y realidad”, con Capiró y González, tradujo a Lamartine y así en otras producciones literarias mientras andaba preparando el terreno para la revolución. En efecto, al estallar el movimiento de Yara se incorporó con todo su ardor siendo presidente de la Junta de las Villas que determinó el alzamiento en febrero de 1869. Por su significación y patriotismo fue el primer vicepresidente de la Cámara de Representantes (República en Armas). Había ido a descansar y curarse en el lugar en donde fue sorprendido por delación y criminalmente asesinado.

Guije.com - estudios en la cultura y la historia de Cuba El 15 de junio en la Historia de Cuba

• 1848 -

- Portazgo en Jesús del Monte.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 339-340 nos describe los acontecimientos del 15 de junio de 1848 en la Historia de Cuba:

   “La lentitud y las dificultades con que se colonizó Cuba por los castellanos constituyeron un enorme obstáculo para la existencia de caminos que pudieran llamarse tales. Las condiciones del país, cubierto de una vegetación exuberante y regado por multitud de corrientes fluviales, eran una rémora perniciosa para la creación de las más rudimentarias vías de comunicación. Esta deplorable situación no se mantuvo por poco tiempo. Muchos años, los que formaron casi tres centurias, vivió la Isla bajo la dominación española sin que se tomasen providencias hábiles y eficaces para subsanar deficiencias de tanta importancia.

   “El recurso a que acudieron los representantes de la Metrópoli para dotar a la Colonia de caminos armonizó con la pobreza del tesoro público. El gobernante apeló a medios supletorios, demandando el esfuerzo de los particulares, a veces estimulado por la hombría de bien y el deseo de acertar, de quienes mandaban. En las postrimerías del siglo XVIII ya contaba la Isla con algunas vías ordinarias de comunicación. Tras la existencia de las primeras, y precisamente para mejorarlas y propender a la creación de otras, surgió la idea de establecer arbitrios a expensas de lo poco que se había logrado. Se admitía la necesidad de no desperdiciar ocasión alguna. La iniciativa oficial permanecía vigilante.

   “El camino de La Habana a Santiago de las Vegas fue el primero en que se fijó la atención del Gobierno. El capitán general Luis de las Casas, atento a la marcha de los intereses públicos, no permaneció indiferente en presencia del problema vial. Estaba decidido a fomentar la riqueza del país en todos los órdenes. Al quedar el camino de La Habana a Santiago de las Vegas en condiciones de fácil tránsito, instituyó el derecho de peaje y estableció el portazgo de Jesús del Monte. Lo fijó a la salida de aquella barriada, considerada entonces como un pueblo sólo unido a la capital de la Isla por vínculos de vecindad. El resultado de la iniciativa se aquilató en seguida. Todos comprendieron que el recurso introducido era productivo y aprovechable, y se generalizó en los partidos próximos a La Habana según se abrían caminos fácilmente utilizables para el transporte.

   “El portazgo de Jesús del Monte continuó siendo notable. A ello concurrían el antecedente de ser el primero de los establecidos en Cuba y la verdad de ser de los más importantes. Aunque el primitivo impuesto fue suprimido tan luego como quedó construido el puente sobre el arroyo de El Jíbaro a que se dedicaron sus productos, con el transcurso del tiempo, de concierto casi siempre con necesidades premiosas, resurgió el portazgo en Jesús del Monte, ya cambiando de lugar, ya experimentando, alguna otra innovación. La de 15 de junio de 1848 consistió en su traslación al paraje conocido por Loma de Joaquín. Al fijarse allí, se introdujeron novedades acerca de la cobranza del arbitrio, con el beneficio de la excepción para los vecinos residentes, estantes, habitantes y temporales comprendidos entre el puente de Agua Dulce y la última casa de La Víbora, a fin de corresponder a especiales servicios por ellos prestados a los intereses públicos.”

• 1626 -

- La Flota de Nueva España (México) cae en manos de los corsarios holandeses.



-Emilio Roig de Leuchsenring en “Cuba en la Mano” por Arnelio González, La Habana, 1940, páginas 575-576:

   “El 15 de junio de 1626 se presentó frente a La Habana la flota del corsario holandés Baodayno Enrico o Vaude Vin Enrique, en acecho de la flota española de México, pero habiendo muerto su jefe el día 2 de julio, de fiebres contraídas al hacer escala en Cabañas, el oficial que lo substituyó, al darse cuenta de lo bien fortificada que estaba La Habana, abandonó el sitio de la misma, dirigiéndose a Matanzas.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada