sábado, 25 de junio de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


El 25 de junio en la Historia de Cuba

• 1653 -

- Contrabando de Esclavos.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 359-360 nos describe los acontecimientos del 25 de junio de 1653 en la Historia de Cuba:

   “Las denuncias formuladas ante el monarca español por los oficiales reales, destacados en La Habana, Diego Arias Maldonado y Juan de Aréchaga contra el mariscal de campo Diego de Villalba y Toledo, capitán general de la Isla, socavaron la confianza de que éste gozaba en la Corte. Como lo que se buscaba era precisamente la caída de Villalba y sus acusadores no perdían pretexto ni ocasión para debilitarlo en el concepto de los hombres de la Metrópoli, las cosas acabaron por desarrollarse conforme a los deseos de los instigadores. La persistencia de los ataques y la gravedad que los mismos entrañaban no podían culminar sino en efecto tan radical. De ahí que apenas extrañase que en marzo de 1653 sucediera a Villalba el maestre de campo Francisco Xelder, caballero de Calatrava.

   “El nuevo encumbrado funcionario se mostró activo y celoso. Pero el problema de la primera autoridad de la Isla no se limitaba entonces a ser un buen gobernante. Enemigos, y temibles, podía tener Xelder, como los había tenido Villalba. Xelder quedó penetrado de ello en seguida y se dispuso a proceder de concierto con las circunstancias que lo rodeaban. Fue más precavido y menos franco que Villalba. No halló inconveniente en aceptar y hasta buscar la alianza de los elementos que precipitaron la caída de su predecesor, aun a costa de extralimitaciones bochornosas e indisculpables, como la constituida por el contrabando de esclavos realizado en 25 de junio de 1653 en La Habana.

   “"Ninguna infracción de las ordenanzas que en la materia regían -escribió José Antonio Saco- fue tan escandalosa como la que en Cuba se cometió durante el gobierno de don Francisco Xelder, caballero de Calatrava. Deseando éste granjearse el afecto de los oficiales reales Aréchaga y Arias Maldonado, interesábalos en fraudulentas expediciones. El capitán de un cargamento negrero sobornó a los mencionados oficiales y al factor de registros; y, para mejor facilitar la entrada del contrabando, Xelder mandó retirar de las fortalezas todos los centinelas. A las diez de la noche del 25 de junio de 1653 y con antorchas encendidas metióse en el puerto de La Habana un buque que conducía quinientos negros, de los cuales solamente se registraron cincuenta de los peores, ocultándose y vendiéndose a buen precio todos los demás a los hacendados de aquella ciudad. Ejemplo de inmoralidad de funesta trascendencia, no sólo para los empleados públicos, sino para el pueblo que lo presenciaba.

   “La conducta de Xelder no pudo ser en tal ocasión más censurable. Resultó, positivamente, un instrumento dócil e incondicional del inicuo comercio de carne africana que denigró la colonización del Nuevo Mundo. Hijos de su tiempo y de las ambiciones desenfrenaras de los pueblos conquistadores, por lo común se entregaban los gobernantes a la perpetración de crímenes de lesa humanidad.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada