martes, 28 de junio de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


El 28 de junio en la Historia de Cuba

• 1957 -



- De la Iglesia Católica en Cuba: La Universidad de Santo Tomás de Villanueva recibe el título de su erección canónica y la designación como Gran Canciller del Cardenal Manuel Arteaga.

• 1869 -

- Gobierno de Antonio Caballero Fernández de Rodas.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 365-366 nos describe los acontecimientos del 28 de junio de 1869 en la Historia de Cuba:

   “La caída de Dulce, abandonando la Capitanía General por la fuerza irresistible de los voluntarios de La Habana, puso a éstos en situación nada ventajosa para la primera autoridad de la Isla. Su sed de sangre era demasiado grande para que pudiera mitigarse sin el sacrificio de vidas de cubanos. ¿Podría el sucesor definitivo de Dulce contener las demasías de los leales con que España contaba en la Colonia? ¿Sería un obstáculo para los excesos erigidos en sistema? ¿Llegaría a enfrentarse a tanta iniquidad?

   “Interrogaciones fueron esas que las gentes de ambos bandos se hacían al llegar a La Habana, a bordo del Antonio López, en 28 de junio de 1869, el general Antonio Caballero Fernández de Rodas. Los interesados en que los sucesos que determinaron la caída de Dulce quedasen impunes y los ansiosos de que aquello no pasara sin el correspondiente correctivo permanecieron pocas horas en duda respecto de lo que haría Caballero de Rodas. Un historiador peninsular, Antonio Pirala, escribió:

   “"Desembarco el General acompañado de los altos funcionarios, presto en la sala del Municipio el acostumbrado juramento y dio a los habitantes de Cuba una alocuciónprograma, en la que, después de reseñar los desastres de la guerra, decía que su misión era restablecer la calma y la confianza, acabar con la lucha civil a todo trance y estudiar después las necesidades de la Isla y cuanto condujera al bien del país para proponer las reformas necesarias; que comprendía las dificultades con que tenía que luchar, pero le alentaba la esperanza de la ayuda del ejército, de los voluntarios, a los que se debía en gran parte la salvación de la Isla, y de hombres sensatos y honrados, y que su línea de conducta se encerraba en tres palabras: España, justicia y moralidad; cuyo programa adoptaba con fe inquebrantable y voluntad firme. Dirigiéndose a los voluntarios, les dijo que con su actitud enérgica y decidida habían prestado un eminente servicio a la causa del orden, de la justicia y del derecho, por lo que merecían bien de la patria; que debían estar orgullosos por su proceder, como él lo estaba por encontrarse a su frente para sostener la buena causa, teniendo además la satisfacción de darles las gracias en nombre del gobierno de la Nación y de sus conciudadanos."

   “No necesitaban ni podían ansiar más, ciertamente, los voluntarios de La Habana. Lejos sin duda estuvo Caballero de Rodas de pensar que también él se colocaba en mala situación por lo que a la justicia tocaba. Los envalentonados por la alocución-programa del Capitán General lo conducirían por malos senderos. Caballero de Rodas quiso ser ecuánime y conciliador, y no pudo. La protesta de los intransigentes se alzó, y la suprema autoridad colonial no estuvo muy remisa para entregarse en brazos de la protervia y consentir y disponer la perpetración de iniquidades y crímenes.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada