martes, 26 de julio de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA

El 26 de julio en la Historia de Cuba

• 1762 -

- Muerte de Pepe Antonio - Guanabacoa.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 421-422 nos describe los acontecimientos del 26 de Julio de 1762 en la Historia de Cuba:

   “La vida de José Antonio Gómez y Bullones, nacido en Guanabacoa a mediados de 1707 y conocido en la tradición y en la historia de su país con el nombre de Pepe Antonio, no hubiese pasado de ser una de tantas, sin relieve singular, de no haberle deparado la suerte la oportunidad de poner de manifiesto hasta dónde era capaz de llegar por su denuedo y su entereza. La invasión de La Habana por los ejércitos británicos en 1762 ofreció coyuntura favorable al desarrollo de la acción y las aptitudes del alcalde provincial de Guanabacoa.

   “"Cojímar -escribió Francisco Calcagno- fue el teatro principal de sus heroicidades: allí, con su segundo, el teniente Ruiz, de Villaclara, y con su cuadrilla de valientes campesinos, los más a su costa armados de machetes, afrontó los cañones británicos, y diversas veces destrozó y puso en desordenada fuga las aguerridas huestes de Albión. El 18 de junio remitió a Prado once prisioneros; el 23 hizo cuatro y doce negros de Jamaica; el 5 de julio les quitó la mayor parte del ganado, haciéndoles varios muertos; el 16 los obligó a evacuar la villa; pero fue su hazaña principal la del 12, en que arremetió a las avanzadas inglesas, les mató 26 hombres, tornando el día 13 a la plaza con 83 prisioneros..."

   “Todos, propios y extraños, amigos y enemigos, admiraron las proezas realizadas por Pepe Antonio en poco más de un mes. Personificó la conducta de esforzada lealtad observada por los cubanos para con España frente a la agresión británica. Pepe Antonio fue uno de los criollos, y entre éstos descolló, que creyeron, sin vacilaciones ni decaimientos, que su deber ineludible consistía en coadyuvar a la defensa de los intereses atacados por la Gran Bretaña en Cuba.

   “La envidia apareció para herir de muerte al héroe de Guanabacoa. Lo que la metralla británica no había logrado lo consiguieron ciertos servidores de la causa española. El coronel Carlos Caro, a cuyas órdenes se hallaba Pepe Antonio, quiso hacer apurar las mayores amarguras al lugarteniente que eclipsaba su nombre. Lo llamó a Jesús del Monte. Lo increpó. Lo trató con aspereza indigna de su conducta. Y esto causó tal efecto en el animoso guerrillero que, para repetir las palabras de, un historiador, murió de pesadumbre, el 26 de julio de 1762, poco después de habérsele quitado el mando de una fuerza creada, armada y organizada sin auxilio alguno extraño y sólo por su diligencia e intrepidez-”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada