miércoles, 6 de julio de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


El 6 de julio en la Historia de Cuba

• 1814 -

- Caída del Régimen Constitucional.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 381-382 nos describe los acontecimientos del 6 de Julio de 1814 en la Historia de Cuba:

   “Fernando VII estuvo lejos de ser el monarca que el sacrificio de los españoles demandaba después de la dura guerra sostenida para expulsar de la Península los ejércitos de Napoleón I. Ni lo conmovió el espectáculo que a su vuelta pudo presenciar pasando por ciudades y pueblos enrojecidos por la sangre de sus heroicos defensores, según la frase de un historiador, ni se esforzó por asegurar el bienestar del país con instituciones sabias y procedimientos templados, dignos de un pueblo que había bregado por su independencia con denuedo y abnegación.

   “El Deseado no necesitó mucho tiempo para mostrar su odio al régimen constitucional creado precisamente por los que habían luchado por traerlo de nuevo al trono de sus mayores. Se empeñó, o poco menos, en plantear serio conflicto, que necesariamente había de acabar con lo que a él estorbaba. Se colocó frente a las Cortes, negó eficacia a sus actos y persiguió de manera atroz a diputados de las justamente famosas Cortes de Cádiz. Jamás la ingratitud imperó tanto como cuando la manejó este Borbón.

   “A Cuba debían llegar los efectos de la obra reaccionaria del soberano español. Esto tenía aún más razón de ser hallándose en el desempeño de la suprema autoridad de la Colonia un hombre de la contextura política de Juan Ruiz de Apodaca, quien ni siquiera aguardó la llegada de la noticia oficial de la derogación de la carta fundamental del estado español. Así, al saber el 6 de julio de 1814 la caída del régimen constitucional en la Metrópoli, barrió lo poco que del mismo quedaba en la Isla: se negó a proceder en forma más liberal que de costumbre, y con excesivo aparato estableció la previa censura y se dispuso a dejar sentir por otros medios el retroceso dirigido por el Rey.

   “El Capitán General esparció órdenes en todas direcciones para que nadie ignorase un acontecimiento que a l parecía saludable y salvador. Las reformas que a medias se habían introducido en las corporaciones desaparecieron en seguida. Los diputados provinciales, algunos municipios creados constitucionalmente y determinados funcionarios nombrados al amparo también del código de Cádiz cesaron mansamente. Ruiz de Apodaca pudo clarear de la ciega obediencia que inspiraban no ya órdenes terminantes suyas, sino simples circulares enderezadas a restablecer el absolutismo.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada