jueves, 7 de julio de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA

El 7 de julio en la Historia de Cuba

• 1898 -

- Francisco Javier Cisneros.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 383-384 nos describe los acontecimientos del 7 de Julio de 1898 en la Historia de Cuba:

   “El nacimiento de Francisco Javier Cisneros y Correa, en Santiago de Cuba, el 28 de diciembre de 1836, coincidió con el desarrollo final de los sucesos a que dio ocasión la rejura del código de Cádiz por el gobernador Lorenzo en aquella ciudad. Los primeros años de Cisneros se deslizaron en medio de una situación caótica para los cubanos. Estaban impuesto el despotismo, erigida la Isla en imperio absoluto del sable y elevado a sistema el afán de hacer de la Colonia una factoría. No había ámbito para empeños de progreso y justicia. Era menester un alma bien templada para disponer, e a servir aspiraciones y cosas tenidas por buenas, saludables y provechosas.

   “En medio de tan adversa realidad empezó Francisco Javier Cisneros a conocer el Mundo. El había nacido para contribuir a la realización de obras de grande empeño. Nada ni nadie lo arredraba. Estudio en La Habana y en los Estados Unidos de América. A la vez que se cultivaba científicamente, haciéndose ingeniero, pensaba en Cuba, en sus infortunios y en el advenimiento de un régimen de derecho para todos. Cuando, graduado ya, dirigió las obras de los ferrocarriles de Trinidad a Casilda, del Oeste y de Caibarién a Sancti Spíritus, continuo adherido al anhelo patriótico y dispuesto para la brega. Así fue que la insurrección iniciada por Carlos Manuel de Céspedes lo contó entre sus seguidores entusiastas y eficaces. En el exterior organizo y despacho expediciones. En una de ellas vino a Cuba. Algunas depararon auxilios poderosos a la Revolución. De la felicidad de sus planes y de su espíritu organizador mucho dijeron estas palabras de una epístola del presidente Céspedes:

   “"Estoy completamente de acuerdo con usted en cuanto a la necesidad de traer fuerzas disciplinadas a Cuba; desde el principio de la Revolución las estoy pidiendo, y se ha desatendido mi exigencia, sin que sepa a que atribuirlo. Hoy, sobre todo, son más necesarias que nunca, porque con las enfermedades, asesinatos, combates y deserciones los hombres han escaseado, creyendo, no obstante, que tendremos los suficientes cuando, auxiliados por el contingente que ustedes nos envíen, demos un buen golpe a los españoles. Y a propósito del envío de fuerzas disciplinadas, juzgo que el sistema más conveniente es traer gran número de hombres armados a la ligera, a fin de que no hagan más que poner pie en tierra y estar listos para cualquier eventualidad."

   “Los servicios prestados por Cisneros fueron tan eminentes que la Revolución le confirió el grado de general. Después de la capitulación de El Zanjón, firme en su rebeldía a la situación española, no quiso volver a la patria irredenta. Se dedicó al ejercicio de su profesión en Colombia. Por allá aguardó la llegada de mejores tiempos para el ideal cubano. En Nueva York, atento al desenvolvimiento de los acontecimientos finales de la Revolución, se hallaba, al sobrevenir su muerte, el 7 de julio de 1898. No quiso el destino prolongarle la vida por unos días más, para que pudiese ver el desplome del régimen colonial, pero se fue del Mundo con la seguridad de que Cuba estaba a punto de quedar libre e independiente.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada