jueves, 11 de agosto de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


El 11 de agosto en la Historia de Cuba

• 1933 -




- Comienzo la defección de las fuerzas armadas en protesta al Gobierno del Presidente Gerardo Machado.

• 1898 -

- Proyecto de Protocolo de Paz.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 453-454 nos describe los acontecimientos del 11 de Agosto de 1898 en la Historia de Cuba

   “Después de la conferencia celebrada en la Casa Blanca el 10 de agosto de 1898 por el embajador de Francia en Washington con el presidente y el secretario de Estado de la república norteamericana no podía prolongarse sino brevemente la situación anormal creada por la guerra de Cuba. Ya lo comunicó así Jules Cambon al duque de Almodóvar del Río. No pudo parecer extraño que al día siguiente estuviese listo el proyecto de protocolo de paz. Apareció, dentro de las formalidades diplomáticas, como obra de] embajador francés y del secretario de Estado norteamericano, con plenos poderes, respectivamente, de los gobiernos de España y de los Estados Unidos para precisar los términos en que ambas potencias se ponían de acuerdo.

   “Todo ello era el resultado de la conversación sostenida la víspera por el portavoz en Washington del gobierno de Madrid y el presidente William McKinley. No cabía ya a la nación vencida otro recurso que el de aceptar las cosas tal como la fatalidad se las imponía. Ni estaba en ocasión ni oportunidad para cifrar nuevas y mejores esperanzas. Hasta corría el peligro de que cada otra hora agravase más la suerte de la descubridora del mundo americano.

   “El primer artículo del proyecto de protocolo contenía por supuesto la solución del problema fundamental en la guerra: por él renunciaba España a toda pretensión a su soberanía y a todos sus derechos sobre Cuba. Acerca de este extremo nada había que discutir entre el vencedor y el vencido. Lo demás del proyecto de protocolo no era, ni con mucho, insignificante. Precisamente allí estaban los detalles que provocaron asperezas y entorpecimientos. Mas para Cuba, para el país que tanta sangre había derramado y tanto sacrificio había consumado por su libertad, por sacudir el yugo de la dominación española, la esencia de lo convenido en principio se hallaba en aquel artículo primero, síntesis de las más grandes aspiraciones de los patriotas.

   “El 11 de agosto de 1898 fue un día laborioso para el secretario de Estado norteamericano, para el embajador francés en Washington y para el ministro de Estado español. Los hilos telegráficos trasmitieron entre los representantes de las naciones beligerantes y el de la nación intermediaria para llegar a la paz las trascendentales novedades precursoras de, la solución apetecida. La diligencia de cada quien correspondió al general anhelo de ver sin más dilación brillar la aurora del sosiego, de la concordia y de la reconstrucción.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada