domingo, 14 de agosto de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


Natalicios cubanos:


Castillo Agramonte, Angel: -Nació en Camagüey el 14 de agosto de 1834 y murió en acción de guerra el 9 de septiembre de 1869. Odontólogo cuya carrera cursó en Estados Unidos. En la Guerra de los Diez Años se incorporó a la revolución. Libró numerosos combates, asaltó y tomó San Miguel de Nuevitas, substituyó a Honorato Castillo en el mando de la jurisdicción de Sancti Spíritus, aun cuando por poco tiempo, pues en el asalto al poblado de Lázaro López cayó acribillado a balazos.





Velasco Pérez, Carlos de: -Nació en Santa Clara el 14 de agosto de 1884 y falleció en París el 19 de febrero de 1923. Periodista y escritor. Colaboró activamente en “La Discusión”, “La Prensa”, “El Fígaro” y “Gráfico”. Fundó una editorial y la revista “Cuba Contemporánea” y logró crearse un nombre.

Guije.com - estudios en la cultura y la historia de Cuba El 14 de agosto en la Historia de Cuba

• 1762 -

- Comienzo de la Dominación Británica.




Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 459-460 nos describe los acontecimientos del 14 de Agosto de 1762 en la Historia de Cuba:

   “Para España respecto de Cuba el 13 de agosto fue una fecha infausta. Un 13 de agosto, el de 1762, quedaron firmadas y selladas por españoles e ingleses las cláusulas a virtud de las cuales La Habana pasó a ser dominio de la Gran Bretaña.

   “Efectivamente, el 13 de agosto de 1762, al cabo de prolongada cuanto inútil resistencia y luego de ajustar las bases de la capitulación, fueron éstas firmadas y selladas por las partes que habían contendido en La Habana y sus inmediaciones por espacio de dos meses. La capitulación comprendió veintitrés artículos. En ellos se estipuló la entrega por los españoles a los ingleses de la ciudad y sus fortalezas, los buques de guerra y mercantes surtos en el puerto, la artillería y municiones de boca y guerra, los caudales reales y los pertenecientes al comercio de Cádiz. La salida de la guarnición se efectuaría con los honores militares. Las tropas españolas embarcarían para la Península en buques ingleses. Sólo el orden eclesiástico permanecería inalterable: se pactó que la religión católica, apostólica y romana sería respetada y que sus autoridades y ministros conservarían sus fueros y privilegios.

   “La nueva dominación comenzó en La Habana el 14 de agosto de 1762. En la mañana de aquel día entraron en la plaza las fuerzas de la Gran Bretaña, en medio de mayor compostura de la que se esperaba, según la frase de un historiador español, de quienes tanto habían sufrido para lograr el triunfó. Ofrecieron singular prueba de cordura y sensatez. El reparto del rico botín había de hacerse, y se hizo, no a mano airada, sino con método casi incompatible con las circunstancias.

   “La ceremonia de la transmisión de la plaza fue sencilla, aunque naturalmente conmovedora para vencidos y vencedores. Sir George Keppel, conde de Albemarle, con un batallón, se posesionó de la puerta y del castillo de La Punta, franqueados por Pedro Castejón y Fernando de Lortia, en tanto el teniente rey Dionisio Soler y el sargento mayor Ramírez de Estenoz relevaban con británicos los otros cuerpos de guardia. Con la ocupación de La Cabaña y sus reductos por los vencedores y la partida de los restos de la guarnición española hacia La Chorrera y Puentes Grandes, en espera del embarco para la Península, quedó consumado el 14 de agosto de 1762 el acto de comenzar la dominación de la Gran Bretaña en La Habana.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada