jueves, 18 de agosto de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.




POR: GUIJE CUBA

El 18 de agosto en la Historia de Cuba

• 1851 -

- Fusilamiento de Isidoro de Armenteros.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 467-468 nos describe los acontecimientos del 18 de Agosto de 1851 en la Historia de Cuba:

   “En 1851 Cuba fue estremecida por los vientos de una revolución contra la dominación española en la Isla. En los dos grandes departamentos en que gubernativamente estaba dividido el país se agitaban grupos de alteradores, algunos de los cuales se hallaban relacionados con el movimiento que en el exterior dirigía Narciso López. Puerto Príncipe, Trinidad y Vuelta Abajo eran comarcas conmovidas por las conspiraciones.
  
 “Al frente de la conspiración organizada en Trinidad se puso Isidoro de Armenteros, que figuraba con el empleo de teniente coronel en las milicias de la Colonia. Era hombre a quien seducía el ideal de la independencia patria. En los días en que Narciso López comenzó a agitar a Cuba lo tuvo a su lado, en calidad de sincero adicto y entusiasta auxiliar. Después hallándose en Santiago de Cuba, fue detenido y encarcelado. Al recobrar la libertad se sintió más fuerte para luchar. No cejó en sus afanes. Conferenció en La Habana con Anacleto Bermúdez y Serapio Recio. Procuró que el movimiento revolucionario en Trinidad fuese simultáneo al de Camagüey.

   “"El resultado de los planes concertados en estas reuniones -apuntó, Vidal Morales y Morales- fue la preparación de un movimiento que simultáneamente habría de estallar en Trinidad y en Puerto Príncipe, fijando de antemano la época propicia de las fiestas de San Juan y San Pedro, que, como es sabido, atraían a las ciudades del interior gran concurso de campesinos, y tal concurrencia no inspiraría, por tanto, sospechas al Gobierno ni a sus agentes, que no se descuidaban en la constante y vejatoria vigilancia que ejercían en los más mínimos actos de los habitantes de este país."

   “El alzamiento de Trinidad, pospuesto a causa de imprevistas dificultades, fue decidido por Isidoro de Armenteros con el concurso de Fernando Hernández Echarri, Francisco Pérez Zúñiga, Ignacio Belén Pérez, Juan Cadalso y Rafael Arcís. Isidoro de Armenteros se halló sobre las armas en la región central de la Isla al tiempo de encontrarse en la occidental Narciso López y de estar alarmado Camagüey por el esfuerzo de Joaquín de Agüero.

   “La lucha, temeraria y desigual, fue infortunada. En contados días y tras encuentros y escaramuzas los inexpertos combatientes quedaron dispersos. Los patriotas de Trinidad se vieron acosados y sujetos a procedimientos bárbaros. A la seis de la mañana del 18 de agosto de 1851, en el campo nombrado Mano del Negro, Isidoro de Armenteros fue degradado como teniente coronel de milicias y fusilado por la espalda. Con él, por la misma causa y en la misma forma, sucumbieron Rafael Arcís y Fernando Hernández Echarri. El cubano Isidoro de Armenteros, paradigma de abnegación y pureza, pagó con su existencia su amor a la independencia patria.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada