domingo, 21 de agosto de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


El 21 de agosto en la Historia de Cuba

• 1823 -

- Soles y Rayos de Bolívar.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 473-474 nos describe los acontecimientos del 21 de Agosto de 1823 en la Historia de Cuba:

   “La prisión de José Francisco Lemus hizo fracasar indefectiblemente la conspiración de los Soles y Rayos de Bolívar. La captura del jefe echó por tierra todos los planes. ¿Que esperanza podían abrigar los alteradores después de haber sido descubierto lo que se tramaba? ¿Cómo iban a esperar ya un éxito feliz en la riesgosa empresa de provocar la emancipación de Cuba? La adversidad había salido al encuentro de los anhelos patrióticos.

   “"A fines de julio -escribió Tomás Agustín de Cervantes- se sintieron síntomas de que se formaba una conspiración para la emancipación de esta Isla. Como se tenían noticias de los progresos que hacían los realistas y el ejército francés contra los constitucionales en España, se creyó que no estaba lejos el triunfo y que la Constitución sería pronto abolida. Algunos regidores constitucionales hicieron esfuerzos para que el Ayuntamiento acordase que, en caso de que sucumbiese el sistema en la Metrópoli, se conservase y defendiese en La Habana, para que sirviese este punto de asilo a los constitucionales perseguidos que abandonasen la Península; pero la mayoría del Ayuntamiento eludió esta resolución con el pretexto de importunidad, pues que se tenía noticia de las victorias alcanzadas por el general Mina en Cataluña. Hubo empeño en propagar esta opinión en el pueblo, y posteriormente se descubrió que ésta era la base sobre que descansaba el proyecto de emancipación de la Isla."

   “El Capitán General había llegado a tomar los hilos de la trama revolucionaria. En menos de un mes, auxiliado Vives por el cuerpo dé agentes secretos de que disponía, hizo abortar la conspiración. Ya pudo verse cómo, encomendada a Domingo Armona la captura de José Francisco Lemus, la suprema autoridad colonial quiso asestar el primer golpe a quien asumía la dirección del movimiento. El pensamiento del Capitán General le deparó el resultado apetecido al traducirlo en actos de ejecución.

   “Como lleno de alborozo por su reaccionario triunfo, Francisco Dionisio Vives publicó en 21 de agosto de 1823 una proclama, fechada en La Habana el día anterior, para dar a los habitantes de la Isla noticia oficial de la existencia de lo que él llamaba una fracción revolucionaria comprobada con el cuerpo del delito. De cuerpo del delito calificó Vives el conjunto formado por tres banderas, más de trescientas escarapelas, muchas armas de fuego y un crecido número de proclamas impresas que, según dijo, habían ocupado sus subalternos. Habló también en su papel de los antecedentes de José Francisco Lemus, a quien atribuyó ideas sanguinarias. Y se refirió a los planes que los conjurados alimentaban. La declaración final de Vives consistió en anunciar que, reducido Lemus a prisión, sería juzgado de manera que su castigo sirviese a sus seguidores, más que de ejemplo, de escarmiento.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada