martes, 23 de agosto de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


El 23 de agosto en la Historia de Cuba

• 1824 -

- Pronunciamiento en Matanzas.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 477-478 nos describe los acontecimientos del 23 de Agosto de 1824 en la Historia de Cuba:

   “Al asumir el mando de Cuba el capitán general Francisco Dionisio Vives la discordia entre peninsulares y criollos estaba demasiado acentuada. En diferentes poblaciones habían sido denostados los españoles y vitoreada la independencia de la Colonia. Tampoco faltaban luchas cuerpo a cuerpo, como las sostenidas por los afiliados de las logias Cadena Eléctrica o Cadena Triangular de Bolívar y Los Treinta y Dos Labradores, que representaban, respectivamente, la tendencia libertadora y el principio reaccionario en Puerto Príncipe.

   “El espíritu insurgente de aquellos, tiempos debió de influir en el alférez de dragones Gaspar Antonio Rodríguez. Este exaltado oficial se propuso dar acción a la protesta del país contra el despótico, rapaz, ilegal y bárbaro gobierno imperante, que así calificó la situación política del momento al pronunciarse al frente de siete lanceros, en Matanzas, el 23 de agosto de 1824. La actitud de aquel hombre temerario y valiente iba enderezada no al logro de la emancipación de Cuba, sino al restablecimiento de la carta fundamental. Sus proclamas así lo dijeron con claridad meridiana. Los términos de su demanda fueron precisos.

   “"Habitantes ilustrados que pobláis la fértil Cuba -decía el alférez Gaspar Antonio Rodríguez en uno de sus manifiestos-, el grito de libertad que acaba de resonar en vuestro suelo ahuyentó para siempre la infame voz de yo lo mando: la ley sabia y justa juzgará vuestras operaciones, para cuyo efecto el código de vuestras libertades, que por sorpresa os arrancó el perjuro Vives, será restablecido con igual pompa que lo fue en 1820. Al robo sistematizado de la administración pública sucederá una sabia y justa economía: la justicia, enervada hasta aquí en manos de magistrados imbéciles y venales, tomará el vigor inflexible de las leyes: vuestra fortuna dependerá de vosotros mismos y no del capricho de un tirano.

   “"¡Cubanos! Las filas de los libres os esperan, lisonjeándose de que volaré a participar de sus fatigas, por las cuales el laurel de la victoria ceñirá vuestras sienes. La patria os convoca, el deber os llama, el código de los derechos que habéis jurado maldice vuestra apatía, y los manes de vuestros ascendientes yacen avergonzados de vuestra indolencia."

   “La actitud enérgica de Vives, al dar muerte al régimen constitucional medio año antes, había acallado en todas partes las voces de inconformidad. Después surgieron alteradores como aquel alférez Rodríguez, que era peninsular, clamando por el restablecimiento de las libertades públicas. Pero el sopor en que estaba sumida la Isla parecía imperturbable. El alférez Gaspar Antonio Rodríguez, no amparado ni secundado en el país, perseguido y maltrecho, tuvo que hacer rumbo hacia playas extranjeras mientras los leales a la Metrópoli se apresuraban a enjuiciarlo y a condenarlo a la pena de horca.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada