miércoles, 3 de agosto de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


El 3 de agosto en la Historia de Cuba

• 1898 -

- La Honra de la Revolución.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 437-438 nos describe los acontecimientos del 3 de agosto de 1898 en la Historia de Cuba:

   “En los días en que se precipitaban los acontecimientos precursores del fin de la dominación de España en Cuba los libertadores necesitaron afrontar un proceso criminal que punzó sus corazones: el proceso criminal seguido contra el general de brigada Roberto Bermúdez, acusado de haber cometido hechos que no podían pasar sin la sanción condigna. Un consejo de guerra, el General en jefe y el Consejo de Gobierno conocieron de la causa instruida a Bermúdez y del cumplimiento de la sentencia dictada. Y no fue vulgar el conflicto surgido entre el acatamiento de la Ley y las consideraciones que suscitaba el valor heroico demostrado por Bermúdez combatiendo por la independencia patria.

   “Roberto Bermúdez había figurado en la vanguardia de la Invasión. En el arma de caballería se había distinguido notablemente. Llamaba de manera especial la atención por la intrepidez y el denuedo con que compensaba su invalidez física. Era un lidiador de alta calidad. Pero había sido incapaz de refrenar ciertas inclinaciones hacia la realización de repugnantes delitos. Y los rectores de la Revolución comprendieron que, por el honor de ésta y por la salud de la sociedad cubana, era indispensable someter a juicio al inculpado, no obstante sus méritos como guerreador.

   “Un consejo de guerra condenó a muerte a Bermúdez. Uno de revisión confirmó la sentencia. Los tribunales de la República no creyeron al Brigadier culpable de delitos de hurto y traición, pero sí lo consideraron responsable, en concepto de autor principal, del asesinato perpetrado en la persona de Belisario García. De acuerdo con la Ley Penal, Bermúdez, previa degradación, debía ser fusilado públicamente.

   “El Consejo de Gobierno recibió la solicitud de indulto de Bermúdez. La acomodó a, la tramitación legal. El General en jefe opinó sobre su petición. Gómez emitió un informe tan terminante como breve. Se refirió al hecho de que el caso había pasado por dos consejos de guerra. Estimaba justos los fallos de ambos tribunales. Los había aprobado. Todo esto lo conducía a una clara conclusión, contenida en uno de los párrafos de su dictamen: "Tercero: que al cabo parece que ha llegado ya el momento en que caiga todo el peso de la Ley sobre el que con su conducta inmoral ha sido elemento de deshonra para la Revolución." El Generalísimo se mostró explícito: puesto que la honra de la Revolución estaba comprometida por los procederes de Bermúdez, aun habiendo sido éste un combatiente heroico, sobre él debía caer el peso de la Ley.

   “En sesión celebrada el 3 de agosto de 1898 el Consejo de Gobierno estudió los antecedentes relativos al proceso de Bermúdez. El último de ellos era el informe del brigadier Fernando Freyre de Andrade, auditor general del Ejército Libertador. Freyre de Andrade manifestó que se habían cumplido todos los requisitos legales en la formación, tramitación y sentencia de la causa. El Consejo negó el indulto solicitado. En la adopción de este acuerdo debió de influir el dictamen del Auditor General, pero no pudo dejar de pesar extraordinariamente la opinión del General en Jefe, custodio de la honra de la Revolución.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada