domingo, 7 de agosto de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA

El 7 de agosto en la Historia de Cuba

• 1896 -

- Puerta de la Muralla, Pinar del Río.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 9-10 nos describe los acontecimientos del 7 de Agosto de 1896 en la Historia de Cuba:

   “Para los hombres que en la última contienda por la emancipación de Cuba bregaron en Vuelta Abajo, sobre todo a las órdenes inmediatas del general Antonio Maceo, uno de los lugares de significación extraordinaria fue el conocido con el nombre de Puerta de la Muralla. La denominación, hija de la casualidad, parecía ser expresiva de un valladar o del límite de dominios sometidos a contrapuestas autoridades. La realidad deparó importancia al paraje de esa manera llamado. Los libertadores pinareños, en duros días de la guerra, experimentaron, y no por una sola vez, la impresión de lo grandioso precisamente en Puerta de la Muralla.

   “Repetidamente la visitó el Lugarteniente del Ejército Libertador. Tuvo aquel lugar por admirable punto de observación y de orientación. Así, después de la acción de Bacunagua, ventilada el 3 de agosto de 1896, y luego de haber intentado inútilmente provocar a la guarnición de San Cristóbal desde el campamento de La Esperanza, Maceo decidió que el Cuartel General se instalase en Puerta de la Muralla. El caudillo buscaba el modo de tomar la ofensiva con eficacia, porque no podía avenirse con una actitud pasiva, aun cuando no lo fuese sino en apariencias. Su bélico ardor lo arrebataba y mantenía en situación agresiva, o, por lo menos, en situación expectante, decidido a no permanecer tranquilo ni despreocupado respecto de la concepción y madurez de nuevos planes.

   “El Cuartel General del Lugarteniente estuvo en Puerta de la Muralla hasta el 7 de agosto de 1896. En este día Maceo debió de considerar conveniente ya salir al encuentro del enemigo. No olvidaba la valentía de los voluntarios de Candelaria, y pensó que estaba en su punto enderezar sus intenciones y actos hacia localidad tan famosa en los anales de la lealtad colonial. El Cuartel General se alejó de Puerta de la Muralla el mismo 7 de agosto, para reiniciar aquellas correrías y agresiones que ponían en grave trance al adversario.

   “En Puerta de la Muralla renovaba Maceo sus esperanzas e ímpetus. El contacto estrecho con la Naturaleza en lo agreste de la Cordillera de los Organos le permitía sentir avivadas las fuerzas morales y estimuladas las físicas para la recia tarea que era combatir con tropas veinte veces superiores en número y en pertrechos a las por él conducidas. El héroe que había podido serlo en las seis provincias cubanas tenía razón para creer que aquel pedazo de sierra llevaba bien puesto el nombre de Puerta de la Muralla.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada