domingo, 11 de septiembre de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


El 12 de septiembre en la Historia de Cuba

• 1896 -

Antonio Maceo y la expedición de Juan Rius Rivera.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 517-518 nos describe los acontecimientos del 12 de septiembre de 1896 en la Historia de Cuba:

   “A la feliz idea de reorganizar las huestes insurrectas de Vuelta Abajo sucedió, en el seno de la columna comandada por el general Antonio Maceo, una nueva por todos conceptos deplorable. El mismo caudillo, tan optimista en otros momentos graves de aquella serie de jornadas por las comarcas occidentales, llegó a sentirse abatido. ¿Qué ocurría? ¿Cuál era el inesperado, suceso perturbador de los designios del Lugarteniente? El caso era extraordinariamente triste: no parecía sino que el empeño expedicionario a cuyo frente estaría el general Juan Rius Rivera, según las noticias adelantadas por Tomás Estrada Palma, estaba fracasado, puesto que nada se sabía de su llegada a playas cubanas.

   “Antonio Maceo se halló pocas veces tan dominado como entonces por el pesimismo. En una ignorancia absoluta respecto de las causas del supuesto fracaso de la expedición, el General resolvió emprender el retroceso. La novedad no podía ser más asoladora. ¿Acaso la adversidad se enseñoreaba de quienes venían apurando privaciones y sacrificios para llegar a la posesión de los ansiados elementos de guerra? ¿Era aquél el resultado único de los constantes afanes realizados en torno al supremo ideal patrio?

   “El desaliento infiltrado en el pecho del Lugarteniente por la marcha desfavorable de los sucesos revolucionarios en el extremo occidental fue grande. No lo ocultó él. Ni dejó de manifestar su juicio pesimista acerca de las consecuencias inmediatas de la falta de elementos que esperaba recibir del exterior. Pero no pudo un hombre de su temple y de su entereza echarse en brazos del desencanto y del pesimismo extremos.

   “Su deber consistía en agotar todos los medios posibles antes de dar por totalmente fracasada la expedición de Juan Rius Rivera, y procedió de concierto con ese criterio, salvador en aquella ocasión. Despachó emisarios encargados de averiguar en el término de horas lo que de cierto hubiese respecto del empeño expedicionario con tanta ansiedad aguardado. El éxito de tal previsión fue dichoso. La columna insurrecta se hallaba en las alturas de Francisco, en la vía de retroceso, cuando llegaron al caudillo las primeras noticias significativas de que los aprestos guerreros del general Rius Rivera se encontraban en tierra felizmente. Era el 10 de septiembre de 1896. Emprendió marcha sin mayor tardanza el Lugarteniente. En Bartolo y Varona, lugares de la campiña mantuana, acampó el 10 y el 11. La jornada del 12 de septiembre fue laboriosa, ímproba, por parte de lo peor del camino real de Vuelta Abajo, difícilmente transitable por efecto de una lluvia torrencial. Maceo estaba colocado sobre la derrota que iba a conducirlo, triunfante y gozoso, a Cabo Corrientes.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada