domingo, 2 de octubre de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


Natalicios cubanos:




Hoyos Huguet, Cándido: -Nació en La Habana el 3 de octubre de 1862. Médico, ayudante de la cátedra de Higiene y Medicina legal de la Universidad de La Habana, presidente del Consejo Provincial y gobernador, ambos de La Habana, de 1904 a 1906. Uno de los fundadores de la Escuela de Artes y Oficios y creador de numerosas becas; miembro de la Sociedad Económica de Amigos del país y conferenciante. Destaquemos, de entre su producción, los títulos siguientes: “Establecimiento de Granjas Agrícolas Provinciales para niños degenerados”, “Educación del Lenguaje infantil”, “Papel del médico en la prensa periódico postal”, “El descubrimiento de Finlay desde el punto de vista social”.

Guije.com - estudios en la cultura y la historia de Cuba El 3 de octubre en la Historia de Cuba

• 1896 -




- La Guerra en los Pinares Occidentales - Antonio Maceo en Viñales.

Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 559-560 nos describe los acontecimientos del 3 de octubre de 1896 en la Historia de Cuba:

   “Los anhelos de Maceo en el sentido de forzar las líneas de Viñales tenían que resultar costosos para las armas cubanas. El enemigo, alerta y decidido a combatir, presentó enérgica oposición al avance insurrecto. Pero no pudo ello detener los progresos proyectados por el General. Aun a trueque de choques violentísimos, tan violentísimos como no se habían registrado acaso, la bandera patria ondeó triunfalmente.

   “Maceo reunió en Peña Blanca unos ochocientos individuos de tropa. Todos se hallaban bien armados y pertrechados. Los hijos de la región pinareña tenían en aquellas filas lugar preferente. El Lugarteniente se afanó por apreciar personalmente el valor de los bisoños guerreros del occidente cubano. Ellos, a su vez, supieron cumplir con decoro, agigantándose frente al peligro, derramando a raudales su sangre, desafiando la muerte y sucumbiendo en el fragor de la brega.

   “En el camino de la trocha de Viñales las huestes insurrectas realizaron distintos movimientos. Las zonas de cultivo fueron devastadas. Al acercarse al caserío de Cabezas, los voluntarios que lo guarnecían saludaron a los libertadores con vivo tiroteo, al que Maceo hizo responder con el estruendo del cañón. En Viñales, en el entretanto, el general Bernal y los movilizados se aprestaban a la defensa. Pero se hallaban en condiciones poco seguras para aventurarse a reñir con el Lugarteniente. Los refuerzos aguardados por la playa de La Esperanza no llegaban tan pronto como los españoles necesitaban y ansiaban.

   “El cuadro general fue dominado con admirable precisión por Maceo. Su actividad estuvo entonces al nivel de las circunstancias. El 3 de octubre de 1896, dirigiéndose al amanecer a los pinares de Cayo de San Felipe y Sumidero, suscitó animadas pendencias con los guerrilleros que por allí rondaban. Fue un día aprovechado para aumentar la alarma entre los adversarios.

   “El talante de los guerreadores criollos no era como para dejar paz en los ánimos de los combatientes que defendían la dominación hispánica. En las localidades de Pinar del Río regidas por las armas españolas había pavor. Lo infundía la certidumbre de que el general Antonio Maceo continuaba en la Provincia y contaba con elementos bélicos que le permitían ofender y defenderse con algo más que con su capacidad para conducir tropas y con el coraje de estas. Los pinares occidentales ensanchaban los pulmones de una hueste armada que desmentía inequívocamente la especie de que la región se hallaba pacificada.”

• 1826 -



- Se dio cuenta al Sr. Capitán General por el Capitán Interino de Jesús María don Manuel Martínez Nigroa, que una cuadrilla de negros se repartían al oscurecer y que según noticias de varias personas andaban con el canto de que: “el que no va a Jamaica manda”, que quiere decir “mata a ese cangrejo”, manifestando que en épocas anteriores la indicación de las últimas palabras era de que “matarán y mataban" por lo que el Gobierno tomó serias providencias y fueron perseguidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada