jueves, 5 de mayo de 2016

Acoso en la frontera


Los opositores suelen tener un “recibimiento especial” cuando regresan a Cuba

 |  |  0 Comentarios comment count

(Foto: cubaenmiami.com)
(Foto: cubaenmiami.com)
LA HABANA, Cuba.- Que un hosco aduanero presuma que un libro de poesías de amor, la Teoría heliocéntrica de Copérnico, o las recetas de cocina de Dai Pai Dong, sean materiales subversivos, denotan el nivel de bidet desconectado que poseen algunos funcionarios cubanos, o la cantidad de presión que la Seguridad del Estado ejerce sobre los veladores de las difusas fronteras ideológicas de la nación.
La salida o arribo a cualquier terminal del aeropuerto internacional de La Habana de integrantes de la sociedad civil cubana, se ve interrumpida de forma sistemática y en ascenso por aduaneros que, teléfono al oído, mirada torva y comportamiento falso-profesional, interceptan “al azar” a los viajeros, y les revisan o decomisan desde un papelito escrito hasta el sombrero.
Según estos señores, ellos realizan su trabajo, acto que, por su rigurosidad y eficiente servicio, parecieran ejercer bajo el lema “mi trabajo es usted, disidente”; más acorde con la gastronomía popular y el papel de la policía política que con el trato a personas que salen o regresan de forma legal a su país. Para estos viajeros, existe un factor selectivo en este violatorio comportamiento.
El efecto Obama 
De acuerdo con decenas de opositores, religiosos, periodistas, escritores y artistas, entre otros que al margen de las instituciones del Estado salen y entran a Cuba, país de residencia, el discurso en La Habana del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, le ha hecho crecer ojos y falsa suspicacia hasta en el pelo, a quienes no obstante a estar ahí para velar, no deben caer en excesos.
Si bien desde los meses finales de 2013 (fechas de la reforma migratoria del país) la sociedad civil alternativa cubana ha sufrido incontables y minuciosos registros y decomisos de cámaras fotográficas, libros, memorias USB, discos, computadoras, documentos y cuanto producto u objeto considere subversivos la Seguridad del Estado-aduanera, después del discurso esto se convirtió en un caos.
Para Eroisis Suárez, coordinadora nacional de la plataforma femenina Nuevo País, la contraofensiva “revolucionaria” que han lanzado las autoridades cubanas después de la visita de Obama, es una clara señal de que no habrá espacios donde la mano de la policía política no actúe como herramienta de presión y control sobre quienes tengan una ideología diferente a la oficial.
“No es lo que tú traigas o no. El supuesto elemento subversivo eres tú, y actúan en consecuencia, tanto para amilanarte como para hacerte difícil y humillante la entrada al país. Aunque sepan que lo que traes es aseo, vestuario y calzado, un tratado universal sobre los derechos de la mujer, la niñez o los trabajadores, presionan de forma evidente a los aduaneros para que te registren”, agregó.
Asimismo, Alejandro Sánchez Zaldívar, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC), expresó que al arribar desde París el pasado día 16, un aduanero, teléfono al oído, quien recibía evidentes indicaciones y órdenes de alguien que no se dejaba ver, le pidió el pasaporte, lo sacó de la fila, y lo condujo a un registro total y ultrajante bajo el supuesto azar.
También Fernando Palacios Moguer, Coordinador Nacional del Partido Solidaridad Liberal Cubana, indicó que al llegar este lunes de Colombia, fue interceptado por agentes de la aduana, y registrado minuciosamente, sin importar su ligero equipaje, que según como indican los reglamentos aduanales del país, debía pasar sin contratiempos por la zona verde de la terminal.
“De marzo para acá se ha recrudecido el control contra los opositores pacíficos. Ya sea a la entrada o a la salida del país, de forma individual o colectiva, se nota la presión en el ambiente, y es fácil de captar que aquel o el otro funcionario, recostado de forma indolente a una columna, espera que rebases la zona de control para pedirte el pasaporte y efectuar el registro de rigor”, indicó.
Por su parte Nancy Alfaya, Promotora de un proyecto comunitario civilista, e integrante del Comité Ciudadano por la Integración Racial (CIR), tanto a la salida y regreso de un viaje a Colombia entre los días 18 y 25, le fue registrado el equipaje y decomisados unos apuntes sobre el tema de los afrodescendientes caribeños, tomados durante un evento celebrado en Cartagena de Indias.
De igual forma quien suscribe este artículo, entre los días 4 y 25 de abril, ha sido registrado a la entrada y a la salida del país en cuatro ocasiones. Sin dudas no se trata del azar concurrente al cual suelen recurrir los funcionarios aduaneros, presionados desde la sombra por la Seguridad del Estado cubana, empeñada en frenar los mínimos espacios que se abren por necesidad en el país.
Partan o lleguen de Perú, Chile o Katmandú, los miembros de la sociedad civil cubana tienen un recibimiento especial de marzo a la fecha, que a muchos hace presagiar que la intención no es sólo intimidar o hacer sufrir a los viajeros, sino también provocar un altercado por el constante acoso, que les permita negarles la salida y entrada del país a determinados opositores y disidentes.
vicmadomingues55@gmail.com
Ver más en: 

ACERCA DEL AUTOR

Víctor Manuel Domínguez

Víctor Manuel Domínguez

Periodista independiente. Reside en Centro Habana. vicmadominguez55@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada