jueves, 5 de mayo de 2016

La Habana Vieja en estado de sitio


El desfile de Chanel, que casi no se puede ver ni fotografiar, ha tomado la zona

 |  |  2 Comentarios comment count

LA HABANA, Cuba.- Una enorme choza ha sido levantada en la Plaza de la Catedral para acoger la cena y fiesta VIP que sucederá al desfile de Chanel en el Prado habanero. Al cierre de todas las calles que dan acceso a este importante lugar del Centro Histórico se sumó un despliegue de seguridad que no permitía a los vecinos abrir ventanas ni tomar fotos. Extrañados e incómodos, los cubanos no entienden qué sentido tiene un desfile de Chanel al cual el pueblo no asistirá. También se preguntan qué tanto lujo acompaña a la archiconocida línea de moda, si el improvisado bajareque tropical no ha impresionado a nadie. “Debieron haber dado el día de hoy feriado también (…) entre Rápido y Furioso y esto no hay quien camine por La Habana”, dice Margarita, una trabajadora del Centro Histórico.
Por desconocimiento o indiferencia, lo cierto es que el desfile de Chanel no ha generado un estado de opinión perceptible. Ya son más los comentarios de hastío que las expectativas ante estos exóticos acontecimientos que han convertido varios municipios capitalinos en un embotellamiento total. Pero al menos en Fast 8 habrá público del patio y se ha estado rodando a la vista de todos. ¿Chanel? Un incordio que ha interrumpido el trabajo del Centro de Arte Contemporáneo, silenciado el espíritu de La Bodeguita del Medio y convertido la Plaza de la Catedral en un recinto amurallado, una prohibición, una clara advertencia de que no todo lo novedoso que viene a Cuba es para su gente.
Ver más en: 

ACERCA DEL AUTOR



Ana León

Licenciada en Historia del Arte

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada