martes, 3 de mayo de 2016

Sí se puede presionar a los Castro

ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES | Los Ángeles | 2 Mayo 2016 - 6:42 am. | 14

La aceptación de los hermanos Castro de que los cubanos residentes en EEUU puedan viajar a Cuba a bordo del crucero Carnival evidenció que sí son vulnerables, pese a los esfuerzos que hacen por aparentar lo contrario, y que sí se les puede presionar con éxito.
Queda ahora pendiente exigir que se elimine el indignante requisito de que los cubanos necesiten una visa para visitar su propio país y que quienes tengan la ciudadanía norteamericana puedan viajar con su pasaporte de EEUU, pues incluso la Constitución socialista en su artículo 32 prohíbe la doble ciudadanía.
Y es que la respuesta positiva al exilio cubano en el caso del Carnival habría sido impensable en los tiempos en que Moscú subsidiaba a Cuba con miles de millones de dólares anuales, o durante las "vacas gordas" del chavismo en Venezuela, cuando el precio del barril retozaba con las nubes y le regalaban alegremente a los Castro 36 millones de barriles anuales de crudo y miles de millones de dólares en cash al año.
Aquella alegría chavista desapareció. En América Latina se están produciendo cambios que han comenzado a modificar ese panorama de Jauja y agravan por día la situación financiera del régimen, ya calamitosa  por su sistema socioeconómico inviable.
Es cierto que la motivación de esa aceptación castrista tuvo que ver con que Cuba no tiene capacidad hotelera suficiente para hospedar la avalancha de turistas que llega hoy a la Isla y el Gobierno no quiso perder el dinero que deja un hotel flotante en la bahía habanera.
Pero más allá de eso está la devastadora crisis en Venezuela, la caída cada vez más probable de la profesora de marxismo y exguerrillera guevarista Dilma Rousseff como presidenta de Brasil, y la llegada al poder en Argentina de Mauricio Macri, quien puso fin al kirchnerismo y ha marcado el punto de inflexión del populismo de izquierda, dominante en Latinoamérica desde principios de siglo, y el posible retorno a la democracia liberal.
Agreguemos que Evo Morales perdió su plebiscito y no podrá reelegirse en Bolivia y que el próximo presidente de Perú ya no será de izquierda, pues no lo es ninguno de los dos candidatos que van a la segunda vuelta electoral el próximo 5 de junio.
En peligro el hombre de La Habana
Nicolás Maduro vivió en Cuba en los años 80 y estudió en la Escuela Superior del Partido Comunista "Ñico López" de Jaimanitas, La Habana. Allí fue captado por la inteligencia castrista y comenzó a trabajar para el Departamento América dirigido por el comandante Manuel Piñeiro (alias Barbarroja), coordinador de grupos izquierdistas terroristas en Latinoamérica, muchos de ellos entrenados en Cuba. O sea, Maduro tenía lazos personales más fuertes con la cúpula castrista que Hugo Chávez. Por eso le pidieron que fuera Maduro su sustituto.
Pues bien, al parecer el tiempo que le queda a Maduro en Miraflores no será mucho. Y nadie que lo sustituya va a ser tan sumiso a la dictadura cubana, aun siendo chavista. Dada la crisis espantosa que sufre Venezuela, forzosamente los subsidios a Cuba van a caer, o incluso pueden desaparecer si los chavistas pierden el poder. Con esos truenos, y la certeza de que Rusia, China, Brasil u otro país va a sustituir a Caracas como mecenas de los Castro, estos necesitan de Estados Unidos.
Si cesan o disminuyen las subvenciones venezolanas y brasileñas (hay en Brasil miles de médicos cubanos a los que el régimen les confisca el 70% del salario), la economía de la Isla va a depender de su vecino del Norte, es decir, de las remesas y paquetes, y del turismo cubano y norteamericano, que es el único que puede crecer en grande y rápidamente si cesa el embargo, lo cual le permitiría además a Cuba obtener créditos internacionales y comerciar con EEUU.
Pero con bravuconadas difícilmente en el Congreso de EEUU habrá votos suficientes para levantar el embargo. Y ahí está el detalle, el discurso insolente de Raúl  Castro, de Fidel y de toda la elite dirigente en el reciente VII Congreso del Partido Comunista no tiene base de sustentación económica, ni política, y mucho menos moral.
Tal guapería de barrio es más bien para el consumo interno. Los Castro debieran ser presionados para que aflojen la mano. Temprano o más tarde lo tendrán que hacer, al menos en cuanto a derechos ciudadanos elementales del pueblo y a prohibiciones vigentes de todo tipo contra los cuentapropistas y los cubanos de a pie.
Más vulnerables que nunca
Los Castro están perdiendo, o a punto de perder, el blindaje político y económico que le han proporcionado durante décadas los subsidios externos y el contubernio de los gobiernos populistas latinoamericanos. Nunca como ahora han sido tan vulnerables.
Eso es algo que la Casa Blanca ya debe asumir. Con ambos comandantes en el poder no habrá reformas estructurales en Cuba, pero ahora son frágiles. Y Obama hizo todas las concesiones unilaterales que podía hacer como presidente de EEUU para complacer a La Habana. Por tanto, su Administración debe modificar la política complaciente de mostrar la otra mejilla para que le peguen.
El regreso castrista al discurso estalinista ortodoxo muestra también algo que ni la Casa Blanca ni el Departamento de Estado acaban de metabolizar: la táctica del abrazo a los Castro para contagiarlos de democracia no funciona.
Es cierto que la visita de Obama a la Isla asustó a la cúpula dictatorial, pues mostró a los cubanos cómo contrasta la dictadura que sufren con la democracia moderna occidental. Pero ya hemos visto la reacción para tratar de borrar los efectos "contrarrevolucionarios" de dicha visita, al punto de que fue paralizado  de hecho el proceso de normalización de las relaciones bilaterales.
Ello en buena medida frustró el legado que quería dejar el mandatario norteamericano como el normalizador de las relaciones con Cuba. Porque una cosa es haber restablecido las relaciones diplomáticas —como las hubo con la Unión Soviética durante casi  60 años— y otra es el regreso a relaciones sin tensiones políticas ni discursos agresivos contra EEUU. Eso no se ha logrado.
"...O se tranca el dominó"
Las buenas intenciones y el optimismo de Obama, los demócratas, y el empresariado norteamericano, su deseo de olvidarse del pasado y enfocarse en el futuro de las relaciones bilaterales para beneficio del pueblo cubano, chocan con el carácter retrógrado de los jerarcas castristas, a quienes solo les interesa mantenerse en el poder. Jamás el bienestar de los cubanos ha sido una prioridad para el Gobierno.
Pero ocurre que esa misma elite cívico-militar está obligada a entenderse con Washington para poder seguir gobernando. Es cuestión de vida o muerte. Claro, al régimen sí le queda mucha fuerza para controlar y reprimir al pueblo cubano. Y eso también debe ser objeto de la presión internacional, e interna.
Precisamente la diáspora cubana, al reivindicar su derecho a viajar a la isla por mar, también mostró su fuerza si se canaliza adecuadamente. Esto y el aumento de la admirable lucha de disidentes y opositores políticos, conforman un arma formidable. Con una hábil coordinación de esfuerzos conjuntos entre esos tres factores se podrían obtener otras victorias frente a Raúl Castro y su Junta Militar. Ayer no era posible, hoy sí lo es.
Y  la Casa Blanca debiera decirles de una vez: "O mueven ficha, o se tranca el dominó".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada