domingo, 5 de junio de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA


El 5 de junio en la Historia de Cuba

• 1896 -



- En la Loma del Gato, Alto Songo, cayó mortalmente herido por una bala que le penetró en la cabeza, el general José Maceo, en una reñida acción entre los españoles dirigidos por el general Alber y el coronel Vara del Rey y los cubanos mandados por los generales José Maceo, Periquito Pérez y Agustín Cebreco. Debido a esta acción Vara del Rey fue ascendido a general.

• 1546 -

- Gobierno de Antonio Chaves.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 319-320 nos describe los acontecimientos del 5 de junio de 1546 en la Historia de Cuba:

   “Tan agrias y enojosas eran las rencillas suscitadas por el licenciado Juan de Avila en el gobierno de la Isla y de tal manera se agravo esa situación anormal con la presencia del licenciado Antonio Estévez, nombrado por la audiencia de Santo Domingo para suspenderlo, residenciado y relevarlo, que el propio tribunal se vio a los pocos meses en el caso ineludible de tomar nuevas providencias. Su prestigio, el prestigio de la Audiencia, iba ya menoscabándose en medio de tales querellas. La conducta de Estévez, mezclando a los ministros de la Audiencia en los agios a que se dedico en Santiago de Cuba, determino a aquéllos a cortar de raíz el motivo o pretexto de las públicas murmuraciones. Las suspicacias de las gentes rebasaban ya los límites de lo regular, y el buen nombre de todos demandaba una acción reparadora.

   “La Audiencia tuvo acierto al elegir al licenciado Antonio Chaves para que viniese a Cuba con instrucciones de residenciar a Avila, sin atender para nada la pesquisa que por mera formula había realizado Estévez, y de asumir el mando de la Isla. En 5 de junio de 1546 presentó Chaves su título en Santiago de Cuba. Entro en seguida en funciones. Pero su tarea resultaba ardua. La Colonia se hallaba en condiciones tan deplorables que pocos días después de asumir su dirección Chaves escribió:

   “"La Isla estaba perdida, ansí por la cédula de no echar indios a minas, sobre que van poderes de los procuradores de la Isla a mi hermano, como por las discordias de los oficiales reales, de que nacen malos tratamientos a mercaderes i maestros de naves, causa de no venir sino poquísimas, i estar perdida la contratación. Veré de conciliarlas o poner remedio fuerte."

   “Chaves fue enérgico e inexorable. Los ruegos, los ofrecimientos tentadores y las amenazas de Guiomar de Guzmán no lo apartaron del cumplimiento de su deber. Envió preso a Sevilla a Avila, obligó a pagar lo que por diezmos, quintos y almojarifazgos adeudaban muchos, estimuló el cultivo de la caña, se empeñó en hacer respetar las leyes protectoras de los indios y trató en todo lo demás de resultar digno de la confianza que su monarca depositó en él al confirmar el nombramiento decretado por la Audiencia. Sin embargo, las condiciones de carácter y de virtud de Chaves acabaron por ser incompatibles con la ambición desenfrenada de los colonizadores, y su caída fue la moneda con que todos, los de la Metrópoli y los que en Cuba le estaban sometidos, pagaron sus afanes y esfuerzos.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada