martes, 12 de julio de 2016

UN DIA COMO HOY, EN LA HISTORIA DE CUBA.

POR: GUIJE CUBA

Natalicios cubanos:



Gómez Ferrer, Juan Gualberto: -Nació en Santa Ana el 12 de julio de 1854 y falleció en La Habana el 5 de marzo de 1933.

Guije.com - estudios en la cultura y la historia de Cuba El 12 de julio en la Historia de Cuba

• 1895 -

Antonio Maceo en las Vegas de Yao.



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 393-394 nos describe los acontecimientos del 12 de Julio de 1895 en la Historia de Cuba:

   “Antonio Maceo perteneció al número de los hombres incapaces de vivir en la inactividad. Su hoja de servicios durante la guerra de los Diez Años así lo atestiguaba. Al volver a la brega en 1895 no tardó en demostrar a los ojos de propios y extraños que su carácter, el de un varón de espíritu bien templado, seguía siendo el de los días de juventud plena. Desde el momento en que puso el pie en tierra cubana, frente a la hostilidad del enemigo, su resistencia y su acometividad se exhibieron de manera inequívoca y brillante.

   “Recorrió media campiña oriental. Recordaba las proezas de otros días, lejanos ya, pero inolvidables en el corazón y en la mente de los patriotas. En la primera quincena de julio de 1895 el general Antonio Maceo se internó en los campos bayameses. ¿Cómo allí no iban a acudir a su memoria las hazañas famosas de la Guerra Grande? Mucho debió de pensar el animoso campeón, a través de bosques y praderas, en los hechos salientes de la heroica contienda iniciada por Carlos Manuel de Céspedes. Su ardimiento revolucionario recibió, indudablemente, alientos consoladores al contacto de recuerdos tan luminosos.

   “"El viernes doce de julio acampó Maceo -narró el general José Miró- en las vegas de Yao, a media jornada del camino real de Manzanillo a Bayamo. Maceo venía a la sazón de Santiago de Cuba, y, por lo tanto, el camino expresado le quedaba al Norte. Conducía las mismas fuerzas que le acompañaron en las últimas excursiones, a saber: la infantería de Rabí, la gente de Quintín Bandera, dos escuadrones del regimiento Céspedes y la escolta del Cuartel General; allí se le unió otro escuadrón al mando de Masó Parra; por junto 700 hombres de pelea, con municiones suficientes para sostener un combate de dos o tres horas; pero con el embarazo de una impedimenta numerosa constituida por los reclutas que engrosaban diariamente las filas insurrectas, esperando la ocasión de coger un fusil que les diera el rango de combatientes."

   “En tal situación, acampado en las vegas de Yao, se encontraba el general Antonio Maceo el 12 de julio de 1895. Allí supo que en el pueblo de Veguitas se organizaba un convoy. Aquello comenzó a excitar su fogosidad, ansioso, como se hallaba, de entablar ruda pelea con el adversario. Estaba enfrascado en conjeturas. Las noticias confidenciales que tenía eran contradictorias. En la noche le aquel día llegó el doctor José Nicolás Ferrer, joven médico que iba a prestar sus servicios a la Revolución. Por Ferrer, que poseía informes exactos, se enteró Maceo de que en Manzanillo estaba un bizarro militar español, Fidel Santocildes, presto a salir a operaciones, acaso sólo guardando el arribo de Martínez de Campos. No necesitaba más el intrépido caudillo insurrecto, y, a partir de los instantes en que quedó informado por Ferrer de la situación y de las probables intenciones del enemigo, no pensó sino en preparar la acometida con que algunas horas después salió al encuentro de aquéllos a quienes venció en Peralejo.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada