domingo, 27 de noviembre de 2016

EL COMUNISMO

Por Esteban Fernández



Primero -a grosso modo y rápidamente- vamos a lo nuestro, vamos a Cuba y después paso a dar una explicación detallada de lo que es el comunismo.
El P.S.P. era una mierda en Cuba, en nuestro país eran sencillamente una claque de jodedores, politiqueros, picadores profesionales, cambia casacas, que apoyaban o criticaban al gobierno dependiendo de sus conveniencias personales.
Me cuenta Pepito Regalado como se pasaban la vida visitando y pidiéndoles limosnas a su suegro Rafael Salas Cañizares, y lo mismo -me dice Pepito Castaño- hacían con su padre el jefe del BRAC José Castaño. Y dicho sea de paso se pasaban la vida chivateando y echando pa'lante a los militantes del 26 y del Directorio. Todo el mundo sabe que gracias a la delación de ellos murieron un montón de jóvenes en Humbold 7.
Condenaron públicamente el ataque al Moncada, lo llamaron una acción “Putchista”, y cuando les concedieron posibilidad de triunfo a los castristas enviaron al tarrudo Carlos Rafael Rodríguez a la Sierra y a la velocidad de un cohete se montaron al carro fidelista.
Pero me salgo de nuestro ámbito nacional, y les preguntamos a muchísimas personas ¿qué cosa es el comunismo? Y no pueden dar una respuesta concreta. Los defensores de esa basura dan una explicación científica y atractiva, mientras algunos enemigos brindan una jerigonza muy difícil de entender por el ciudadano común y corriente.
Los diccionarios dicen lacónicamente que "Se trata de una Doctrina iniciada por Marx y Engels que interpreta la historia como una continua lucha de clases cuyo fin es el logro de una sociedad sin diferencias sociales ni propiedad privada"... 
Sin embargo, la cosa es mucho más fácil de entender: El comunismo es una gran plasta de estiércol organizada por grupos de taimados desalmados tratando de -poco a poco- subvertir el orden mundial y controlar a los seres humanos. 
En la actualidad (igual que hicieron en la Cuba de ayer) han logrado “hacerse los muertos para ver que entierros les hacen” y convencer a la humanidad decente de que “El marxismo leninismo es algo del pasado, de la época de la guerra fría y que no hay nada que temer con respecto a ellos”. Puras pamplinas. 
En realidad el comunismo se divide en dos partes esenciales: Antes de llegar al poder y después de tomarlo. Cuando no son gobierno se las dan de buenos, de nobles, altruistas defensores de todas las causas justas, y utilizan nombres atractivos como “Progresistas, socialistas, bolivarianos, martianos, liberales, humanistas, pacifistas, defensores de los derechos de las mujeres, de los homosexuales y de las masas oprimidas, etc.”
Cualquier injusticia en el mundo ellos salen como leones a defender a los abusados. Si no existe el desafuero entonces lo inventan. Dicen estar a favor de las minorías discriminadas, del limpiabotas, del niño sin zapatos y del humilde trabajador del campo. Y hasta se dedican a condenar crímenes cometidos hace cien y hasta mil años. Critican a la esclavitud, la Inquisición, los abusos cometidos por los vaqueros contra los indios, y nos dicen que Cristóbal Colón era un degenerado, la conquista española fue un crimen de lesa humanidad, el general George Patton un militar loco y Jesucristo era un líder agrario. La labor de zapa ha sido, y es, monumental. Aquí y en todas partes.
Y desde luego, con esas actitudes hipócritas logran captar a gente buena, a sinvergüenzas, a tontos útiles, a compañeros de viaje. Se cuelan en la Universidades, captan profesores y alumnos y logran convencer a reconocidos y acomplejados artistas de Hollywood para que los apoyen, mientras a periodistas y escritores los ponen a su favor. 
Están en los sindicatos, en la televisión, en la radio, en el cine, en los deportes, en todas partes y en todos los países. Luchan desaforadamente por eliminar todo vestigio de moral y cívica de la faz de la tierra.
Logran socavar todas las instituciones, desprestigian a las autoridades. Atacan a la policía, a la C.I.A., a los políticos que no les son adeptos, a las Fuerzas Armadas, a los ricos, provocan la lucha de clases, logran que los millonarios luzcan unos monstruos e intentan desarmar a la población.
Consiguen pactos con cuanto enemigo tengan los gobiernos constituidos. Lanzan manifestaciones públicas y protestas callejeras, hacen picadillo y desmoralizan a cuanta persona se les oponga. Nunca exponen las verdaderas y siniestras intenciones.
No importa donde radiquen, los enemigos más poderosos y blancos para la eliminación son los Estados Unidos y las religiones, infiltran especialmente a la iglesia católica por considerarla la más peligrosa contra ellos y sus objetivos. Lucen ser unos ángeles guardianes de los desamparos y del proletariado del mundo.
Ah, pero cuando agarran una nación no la sueltan jamás. Son peores que el macao. Se acabaron las contemplaciones, se deshacen de los inocentes y tontos útiles que les hicieron compañía. Qué se vayan al infierno las promesas a los negros y a los pobres y desvalidos, se acabó la propiedad privada, el nombre de Dios brilla por su ausencia y esas manifestaciones públicas que tanto ellos organizaron pasan a ser reprimidas enérgicamente. Quedan prohibidas las huelgas que ellos hasta ayer promovían.
Se acabó la Constitución y el derecho de Habeas Corpus y todos los derechos humanos quedan conculcados. El que proteste va abajo y de un solo tajo. No más paños calientes. Imponen la esclavitud de todos menos de un grupito de malvados matarifes quienes en ese momento demuestran fehacientemente lo farsante que fueron.
Fusilan, llenan las cárceles de patriotas, acaban con las elecciones libres, la prensa pasa a ser órgano de propaganda de ellos. Imponen el hambre y la miseria generalizada. 
Y el objetivo principal, ya se los dije, donde tiene enfilados todos los cañones es esta gran nación que nos ha brindado refugio. Quizás usted y yo (por nuestras edades) nos salvemos, pero las consecuencias las sufrirían nuestros nietos y bisnietos si lograran el supremo perverso objetivo.
Notas explicativas del Centro Cubano de España
BRAC eran las iniciales del Buró para la Represión de Actividades Comunistas, creado por el Decreto Presidencial No. 1307 de 4 de mayo de 1955. Al principio, el BRAC estaba presidido por el Ministro de Gobernación Santiago Rey Pernas y un Vice Presidente-Director, el general Martín Díaz Tamayo. 
En marzo de 1957 Mariano Faget Díaz fue ascendido a teniente coronel y pocos meses después fue nombrado Director General de Investigaciones del BRAC, cargo que no existía. A partir de este momento el cargo de Vice-presidente dejó de existir.
También se agregó la Agencia Central de Operaciones y fue nombrado al frente de este departamento el primer teniente José de Jesús Castaño Quevedo. Ambos oficiales eran considerados buenos especialistas, pues poseían una amplia preparación en la técnica policíaca, ya que habían pasado algunos cursos impartidos por especialistas del FBI y la CIA. Faget y Castaño llegaron a perfeccionar a tal nivel el trabajo del BRAC, que lo convirtieron en el órgano de investigación más técnico de esa época.
En cuanto al P.S.P., eran las siglas del Partido Socialista Popular. Fundado el 16 de agosto de 1925 como el Partido Comunista Cubano, el 22 de enero de 1944 toma el nombre definitivo de Partido Socialista Popular (PSP). Su Secretario General fue Blas Roca desde 1934 hasta el 1962..Apoyó la exitosa candidatura presidencial de Fulgencio Batista para el período 1940-1944. En su edición del 13 de julio de 1940, HOY -entonces, el periódico oficial de los comunistas cubanos- publicó las declaraciones de dos de sus dirigentes más notorios, Juan Marinello y Carlos Rafael Rodríguez, ministros del gabinete de Batista, a quien caracterizaron como "cubano ciento por ciento, celoso guardador de la libertad patria, tribuno elocuente y popular... prohombre de nuestra política nacional, ídolo de un pueblo que piensa y vela por su bienestar... hombre que encarna los ideales sagrados de una Cuba nueva y que por su actuación demócrata identificado con las necesidades del pueblo, lleva en sí el sello de su valor"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada