jueves, 17 de noviembre de 2016

LA POBREZA, LA DESIGUALDAD Y EL "ESTADO DE BIENESTAR"

Economía / Society - Perspectiva económica

  • por Gerardo E. Martínez-Solanas
Hay muchos mitos sobre el "Estado de bienestar" (Welfare), sobre todo porque se ha convertido en fuente de promesas electorales que en los países democráticos logran una notable acumulación de votos que suele ser decisiva en los comicios donde predomina la tendencia política identificada con el "socialismo". Estos mitos se fortalecen con argumentos religiosos que pretenden demostrar que la doctrina cristiana promueve esas políticas "a favor de los pobres". Se llega al extremo de comparar favorablemente el marxismo con la doctrina de Jesús, como si el llegar a ser "rico" fuese anatema y los buenos gobernantes estuvieran obligados a promover una forzosa "igualdad" entre los ciudadanos.
 
Aunque este no es el tema de este ensayo, conviene aclararlo para evitar confusión en los argumentos que siguen más adelante. La doctrina cristiana se basa en la justicia social y el bien común. Pero estos parámetros dependen de la conciencia individual, de las decisiones personales dentro de una ética definida que, en el ámbito político, respeta la ley y el orden. Por tanto, esos parámetros son obra de la sociedad en la suma de voluntades personales y no el resultado de una coacción gubernamental autoritaria. En otras palabras, depende de la cultura cívica de esa sociedad actuando en libertad democrática, bajo los principios de subsidiariedad y solidaridad humana. 
 
Es importante aclarar también que el sentido y propósito del Principio de Subsidiariedad consiste en reconocer que el Estado sólo debe ejecutar una labor orientada al bien común cuando advierte que los particulares o los organismos intermedios no la realizan adecuadamente. Pío XI lo resumió así en su encíclica Quadragesimo anno“…como no se puede quitar a los individuos y dar a la comunidad lo que ellos pueden realizar con su propio esfuerzo e industria, así tampoco es justo, constituyendo un grave perjuicio y perturbación del recto orden, quitar a las comunidades menores inferiores lo que ellas pueden hacer y proporcionar …”
 
Enfocando ahora el tema principal, para muchos han pasado lastimosamente inadvertidas las investigaciones que motivaron el Premio Nobel de Economía de 2015, otorgado a Angus Deaton, en gran medida por el impacto de los argumentos vertidos en su obra emblemática, titulada "El Gran Escape. Salud, riqueza y los orígenes de la desigualdad".
 
El autor es un escocés graduado en la Univ. de Cambridge y radicado como profesor de Economía y Asuntos Internacionales en la Woodrow Wilson School of Public International Affairs del Departamento de Economía de la Universidad de Princeton, en Estados Unidos, donde se ha especializado en la investigación de la salud, el bienestar y el desarrollo económico comparativos entre países ricos y pobres, así como en la medición de la pobreza en todo el mundo.
 
A lo largo de su carrera ha estudiado los fundamentos microeconómicos de cuestiones más amplias en cuanto a consumo y ahorro y sus implicaciones para la pobreza y los esfuerzos por reducirla o erradicarla. Esta labor produjo resultados impresionantes para comprender mejor las características de la pobreza en el mundo. Fue un pionero en minuciosas encuestas conducidas en hogares pobres de los países subdesarrollados para obtener una perspectiva más precisa sobre los niveles de vida y las realidades de consumo particular de los más pobres del mundo. Esta información concedió a los investigadores datos detallados a nivel microeconómico que han permitido a los economistas especializados en el desarrollo evitar imprecisas generalizaciones sobre los pobres en un país determinado basadas en una impersonal información macroeconómica.
 
Su obra ha resultado muy controversial porque desenmascara mitos firmemente establecidos en las políticas del "Estado de bienestar" o Welfare State…
(…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada