lunes, 31 de enero de 2022

Si no pueden ver el plan de Dios no pierdan la fe.

Patriotas
Si no pueden ver el plan de Dios no pierdan la fe.
Todo lo que ha estado pasando en 2021 era necesario para que los norteamericanos abrieran los ojos y comprendieran la malignidad de la izquierda radical de los democratas, que hasta ahora se han enriquecido a expensa de los contribuyentes. 
Los traidores estan descubiertos y pagaran por su traicion. Se creian intocables, pero la realidad es otra. Su juego sucio esta llegando a su fin.
No se pierdan este video subido por Monica Calle.

A proposito, los camioneros canadienzes secundados por camioneros norteamericanos estan dando al traste con el autoritarismo de Trudeau, el cual ha salido huyendo como buen cobarde que es.
Segun fuentes noticiosas alternas, los camioneros despues de cumplir su mision en Canada van a realizar una caravana hacia Washington para pedir la renuncia de Biden y sus compinches.
Tengo un deseo secreto y se los voy a confesar: My mayor alegria seria que EEUU y Canada se fundieran en una sola Nacion. Unidos seriamos invencibles.
Saludos

Régimen castrista secuestra y golpea a varios activistas cubanos por los...

Pastora Yesenia Then

Sayde Chaling Chong García, el cubano que pone a temblar la dictadura de...

Menopausia - Las plantas nos pueden ayudar

#SosCuba. Lunes 31 de enero de 2022

La paja en el ojo de Bruno Rodríguez.

Info Martí | Atacan campamento de inmigrantes venezolanos en Iquique, Chile

Antonio Rodiles podría ser demandado por repetir las difamaciones del ré...

Detenido y multado el opositor José Díaz Silva, líder del MONR

PROFESOR cubano, EXPULSADO por pedir mejoras, se gana la vida como VENDE...

El Ma√Īanero con Alex Otaola en vivo (lunes 31 de enero del 2022)

El "verdadero socialismo" ha sido probado y ha sido un desastre en Cuba ...

domingo, 30 de enero de 2022

Otaola cuenta como la comunidad de tiktokers cubanos en Miami se interca...

Menores en Prisión



Menores en Prisi√≥n 

La dictadura totalitaria castrista demuestra una vez m√°s que nunca ha tenido reparos en encarcelar a menores de edad como reafirma un informe de la Fiscal√≠a General de la Rep√ļblica publicado el pasado martes, que se√Īala que como consecuencia de las protestas ocurridas el 11 de julio del a√Īo 2021 se han procesadas 790 personas, entre ellas 55 menores de edad. 

Las dictaduras son por naturaleza criminales, pero el r√©gimen de La Habana en su supuesta transparencia muestra un cinismo solo comparable al de los nazis en el campo de exterminio de Auschwitz, con aquel fat√≠dico letrero que dec√≠a, “El Trabajo os har√° libres”. Los funcionarios de estos reg√≠menes procesan personas, menores de edad incluidos, por participar en protestas pac√≠ficas, nada comparado con la lucha armada y actos terroristas a los que recurri√≥ Fidel Castro con su Movimiento 26 de Julio. 

Castro atac√≥ un cuartel con decenas de muertos de ambos bandos. La sentencia que le impusieron fue de 15 a√Īos, de los cuales solo estuvo 22 meses en una celda tipo resort. Durante a√Īos asolaron la sociedad con acciones terroristas, hasta implementaron una consigna Cero-3- C, para que la ciudadan√≠a no saliera de sus casas, hasta imponer su mandato a sangre y fuego, sell√°ndolo con pared√≥n y c√°rcel hasta el presente. 

Las condenas que el castrismo impone a la oposici√≥n son sumamente crueles. Sus espureos jueces condenan por convicci√≥n, recordemos las sentencias dictadas contra educadores, periodistas y bibliotecarios de la Primavera Negra, 2003. 

El abuso del castrismo contra los menores ha sido una constante desde el mismo a√Īo 1959. En un libro de reciente publicaci√≥n titulado “Reafirmaci√≥n Democr√°tica” de Francisco “Paco” Talavera y de quien escribe esta columna, aparecen testimonios de menores de edad, entre ellos, Jos√© A. Garc√≠a Vera y Oscarito Pla, quienes estuvieron encarcelados en La Caba√Īa, San Severino, y otras prisiones de la tiran√≠a padeciendo las mismas crueldades que los mayores como pueden atestiguar, entre otros,  Juan Oscar S√°nchez, Robertico N√ļ√Īez, Joseito Estrada y el inolvidable H√©ctor Yera, que con solo 18 a√Īos sufri√≥ los espantos del campo de concentraci√≥n de El Condado.  

El castrismo encarcela y es capaz de matar o desaparecer menores de edad como fue el caso del adolescente Andy de Graux Villafa√Īa, guerrillero del Escambray herido en combate, desaparecido en un hospital de la ciudad de Cienfuegos en septiembre de 1962 como testimonia su hermana Mary de Graux. La insensibilidad del totalitarismo no conoce l√≠mites como evidencia un reciente comunicado del Centro para una Cuba Libre que certifica el fusilamiento el 12 de abril de 1964, de dos menores de 16 a√Īos, Julio Garc√≠a y Rub√©n Acosta, en la ciudad de Calimete, Matanzas, acusados de quemar campos de ca√Īa de az√ļcar.  

 

El r√©gimen nunca ha considerado la edad ni la madurez f√≠sica o mental de quienes cree sus enemigos, por eso el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, radicado en Madrid, denuncio ante el Grupo de Trabajo sobre Detencion Arbitraria de Naciones Unidas la condena a 23 a√Īos de c√°rcel de Wainier Luis Aguilar Rivera por participar en las protestas pac√≠ficas del pasado 11 de julio. El sancionado sufre de incapacidad intelectual, lo que esta certificado por un equipo medico forense del r√©gimen que lo considero no apto para sumir obligaciones naturales o cotidianas.   

 

Por su parte la colega de Radio Mart√≠, Ivette Pacheco, nos recuerda que el joven en prision Jonathan Torres Farrat, cumpli√≥ los 17 a√Īos el mismo d√≠a de las protestas del 11 de julio y Tomas Cardoso rese√Īa en otro trabajo, que Nelson N√©stor Rivero Garz√≥n y Emiyosl√°n Rom√°n Rodr√≠guez, de 17 a√Īos de edad, y Yensy Jorge Machado Gonz√°lez, de 18 a√Īos, fueron sentenciados a siete a√Īos de c√°rcel despu√©s de peticiones fiscales de 15 o 20 a√Īos de prisi√≥n.  

Despu√©s de este apretado recuento de horrores y terrores es dif√≠cil entender a las instituciones y personas que en vez de condenar estos reg√≠menes los siguen defendiendo. Los abusos que se producen en Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia y hasta en una gran potencia como la Rep√ļblica Popular China, una especie de mentor para tiranos, no tienen fundamento alguno.  

Las tiran√≠as deben ser aisladas, sometidas a un cord√≥n sanitario para que no cuenten con recursos para seguir sometiendo a sus ciudadanos.  

 

 

 

 

 

 



Pedro Corzo
Periodista
(305) 498-1714


Respuesta de Alex Otaola a Mirtha Medina tras mensaje de resignación al ...

Mensaje de José Daniel Ferrer en el 169 aniversario del natalicio de Jos...

Activistas UNPACU y promotores de Cuba Decide Rinden Homenaje a José Mar...

Desde Santiago de Cuba rindiendo homenaje a Jose Marti y en paro nacional.

s√°bado, 29 de enero de 2022

LOS PROCESOS DE LA HABANA

LOS PROCESOS DE LA HABANA


A partir de la protesta popular masiva del 11 de julio de 2021, que se extendi√≥ por todo el territorio de la isla, el r√©gimen castrista ha escenificado una serie igualmente masiva de “juicios” para escarmentar a la poblaci√≥n, con sentencias ejemplarizantes, de manera que eventos como aquellos no vuelvan a repetirse, a despecho de la vigilancia revolucionaria que tampoco podr√° permitirse ni un instante de reposo.

Los juicios espectaculares han acompa√Īado a la sedicente revoluci√≥n desde su inicio en enero de 1959, a pocas semanas de su entrada en La Habana Castro inaugur√≥ el nuevo r√©gimen con procesos tumultuarios celebrados en el Palacio de los Deportes, condenando al pared√≥n a sus v√≠ctimas en medio de un c√ļmulo de irregularidades procesales y la algarab√≠a del populacho.

De inmediato produjo conmoci√≥n el juicio de los aviadores en Santiago de Cuba entre febrero y marzo, en que 43 pilotos de la Fuerza A√©rea fueron absueltos en un Tribunal Revolucionario por no demostrarse ning√ļn crimen; pero Castro rechaz√≥ esa sentencia y orden√≥ un nuevo juicio en que se les conden√≥ a penas de hasta 30 a√Īos sin fundamento alguno y sin ajustarse a lo alegado y probado en primera instancia.

Este juicio estuvo plagado de peripecias que ser√≠a muy arduo relatar en detalle, pero baste mencionar que el Tribunal de Revisi√≥n fue presidido por el inefable Manuel “Barbarroja” Pi√Īeiro; que el juez de primera instancia, F√©lix Pena, apareci√≥ “suicidado” en su veh√≠culo con un tiro en el  pecho y que gracias a la intercesi√≥n ante Fidel Castro del arzobispo de Santiago, Enrique P√©rez Serantes, se convino excluir las sentencias a muerte.

No fue este el caso de la llamada Causa N√ļmero 1 de 1989, por la que se fusil√≥ al h√©roe de la revoluci√≥n, general Arnaldo Ochoa, al coronel Tony De La Guardia y otros procesados menos ilustres, despu√©s de un largo mes de seguir el proceso por televisi√≥n como si fuera una telenovela, que Castro escrutaba por circuito cerrado escudri√Īando cada detalle con morbosa fruici√≥n, desde el 12 de junio hasta su dram√°tico final el 13 de julio, en que lac√≥nicamente mascull√≥ respecto a Ochoa: “Muri√≥ como un hombre”.

Otro espect√°culo judicial fue la Primavera Negra, entre marzo y abril de 2003, en que se proces√≥ sumariamente al Grupo de los 75, intelectuales, periodistas, disidentes en general, bajo el imperio del art√≠culo 91 del C√≥digo Penal y la Ley 88, conocida como Ley Mordaza, condenados a penas de hasta 27 a√Īos de prisi√≥n con el denominador com√ļn de no haber cometido delito alguno. Luego de una d√©cada de penalidad, la mayor√≠a fue cambiando la prisi√≥n por el extra√Īamiento del territorio nacional, recurso que, por cierto, se proh√≠be en el art√≠culo 50 de la Constituci√≥n de Venezuela.

Ahora los juicios son a puerta cerrada, sin p√ļblico ni c√°maras de televisi√≥n, pero con ciertas peculiaridades inauditas, como la detenci√≥n, tortura y procesamiento de ni√Īos, algunos de ellos con necesidades especiales, que reciben condenas muy superiores a la edad que tienen; arrestos de familias completas, padres e hijos, hermanos, colaterales, incluso los amigos de los procesados son perseguidos, coaccionados y amenazados por la seguridad del Estado, la acci√≥n penal irradia a todo el c√≠rculo familiar y social de los imputados y ante el desbordamiento de los tribunales se recurre a juicios colectivos.

La actuación del régimen castrista contra la población es un verdadero desafío más que para la comunidad internacional y sus instituciones, para la conciencia misma de la humanidad, en virtud de que viola flagrantemente los principios fundamentales en que se basan los tratados internacionales sobre derechos humanos que son de jurisdicción universal.

Generalmente se acepta que un ordenamiento jur√≠dico s√≥lo puede admitir la coacci√≥n como reacci√≥n contra un hecho il√≠cito, de all√≠ la importancia de la concepci√≥n misma del delito, como una acci√≥n previamente tipificada, antijur√≠dica y culpable. Lo antijur√≠dico comprende un aspecto objetivo y otro subjetivo, acci√≥n e intenci√≥n, hecho da√Īoso y a prop√≥sito.

Todos esos casos que proliferan en Cuba de “peligrosidad predelictiva” son un exabrupto jur√≠dico, porque no se puede condenar sobre suposiciones sino sobre hechos; as√≠ como no pueden ser delitos acciones inocuas que no perjudican a nadie en particular ni a la sociedad.

Los comunistas reivindican en todas partes un supuesto derecho a la “protesta social”, salvo en Cuba, donde cualquier manifestaci√≥n se considera un acto de “sedici√≥n”, con el argumento de que “la calle es de los revolucionarios”. O sea, las √ļnicas manifestaciones permitidas son las de apoyo al r√©gimen castrista y ninguna otra, lo que es otra violaci√≥n al principio universalmente aceptado de igualdad ante la ley.

El delito de sedici√≥n consiste en una revuelta concertada, que en muchos ordenamientos jur√≠dicos se confunde con la rebeli√≥n, sobre todo cuando involucra personal militar, ambos son delitos contra el orden p√ļblico constitucional. Sedici√≥n presupone conjura, secreta confabulaci√≥n.  Ir√≥nicamente la revoluci√≥n, como el golpe de Estado, son ejemplos t√≠picos ilustrativos de este delito. 

Ahora bien, cualquier manifestaci√≥n p√ļblica no constituye un acto de sedici√≥n, tanto menos cuando es espont√°nea, no convocada por nadie, sino consecuencia de una situaci√≥n general de descontento, por diversas razones que est√°n a la vista, no necesitan demostraci√≥n porque son conocidas por todos y en ning√ļn caso son producto de una imaginaria conspiraci√≥n.

Otra violaci√≥n consiste en el car√°cter regresivo del sistema penal castrista tendente a empeorar la situaci√≥n del reo, contrario a la progresividad del sistema penal universal que se rige por el principio “pro reo”, por ejemplo, entre penas posibles debe elegirse siempre la menos gravosa. En Cuba se imponen multas por faltas que no ameritan privaci√≥n de libertad, pero luego, por “impago de multas”, mandan a la gente a prisi√≥n. No es irrelevante el hecho de que este abusivo mecanismo se use exclusivamente contra disidentes pol√≠ticos.

Aymara Nieto Mu√Īoz es una presa pol√≠tica de larga data a quien le han agravado la pena acus√°ndola de un mot√≠n en el que no particip√≥ ni pod√≠a participar porque se encontraba en otra √°rea del penal, en la lavander√≠a, lejos del lugar de los hechos; por lo que la confinan a Las Tunas, a 600 km de su domicilio, contrariando todas las reglas Mandela, que Cuba ha suscrito. El problema es su actitud irreductible, por lo que la a√≠slan meses en celda de castigo. Hasta que sinti√©ndose amenazada por otras reclusas solicit√≥ que la mandaran all√≠ por razones de seguridad personal, entonces, no la vuelven a poner en celda de castigo.

El caso de Aymara Nieto Mu√Īoz, Dama de Blanco, miembro de UNPACU, basta para un informe de la ONU, si tuvieran alg√ļn inter√©s en hacerlo. Su esposo, Ismael Boris Re√Ī√≠ es acosado por la seguridad del Estado, que hasta les roban la ropa que ponen en el tendedero. Tienen tres hijas y dos nietas. Las ni√Īas sufren actos de repudio en la escuela, por ser hijas de contrarrevolucionarios; pero no las pueden retirar, porque eso tambi√©n es penalizado. De hecho, los pastores evang√©licos Ram√≥n Rigal y Ayda Exp√≥sito fueron encarcelados por tratar de educar a sus hijos en casa y evitar el adoctrinamiento comunista, otro “delito”.

Cubanos honrados que dicen lo que piensan, van a prisión: Carlos Manuel Pupo Rodríguez, promotor del Proyecto Emilia y dirigente del Partido Unión por Cuba Libre ha pasado por seis prisiones; Silverio Portal Contreras, un negro de ébano que irradia dignidad, es la imagen misma de la inocencia; la familia de Andy García Lorenzo es un modelo de la que cualquiera se sentiría orgulloso; es imposible siquiera mencionar a más de mil casos.

Los castristas ya perdieron la batalla moral con el pueblo cubano, a falta de toda razón, sólo les quedan mentiras y terror.

Como suele ocurrir en la Historia, ellos mismos formaron a quienes van a derrocarlos.


Luis Marín

27-01-22

11J Protestar no es delito.jpg88.8kB

Otaola a Nayer: "ojal√° y no te arrastren el ojo oscuro y comunista donde...

Nancy √Ālvarez de ¿Qui√©n tiene la raz√≥n?, explora por los altos precios d...

El pacto social posmoderno y la pena de muerte.

Régimen castrista no sabe que hacer para evitar que madres cubanas salga...

Camiones "donados" por Rusia a Cuba son usados para reprimir y encarcela...

Free Cuba Now!

To promote a peaceful transition to a Cuba that respects human rights
and political and economic freedoms

 

Extrajudicial killings continue in Cuba. Cuban workers in semi-slave conditions exploited by Castro regime & Western corps. Regime admits to 710 on trial.

Today is the 169th anniversary of the birth of Jos√© Mart√≠, Luis Manuel Otero Alc√°ntara, one of the leaders of the San Isidro Movement, is on day 10 of a hunger and thirst strike protesting his unjust imprisonment in Cuba. Hundreds of sons and daughters of Cuba are being subjected to political show trials for expressing themselves, peacefully assembling, and/or reporting on what happened during the protests of mid-July 2021.

Extrajudicial killings continue in Cuba, and the dictatorship does all it can to cover up these crimes, but some information not usually reported on, was published in The Washington Post with links to substantiate them January 27, 2022.

Cuban President Miguel D√≠az-Canel appeared on state television after the 11J protests started on July 11, stating, “The order of combat is given, revolutionaries take to the streets.” This directive incited government security forces to commit violence against civilians. They shot and killed unarmed demonstrators.

Authorities recognized one death in these protests. Diubis Laurencio Tejeda was a 36-year-old singer who was shot in the back by the National Revolutionary Police (PNR) in Havana on July 12. There are others, but they have not been officially recognized.

Christian D√≠az, age 24, disappeared after joining the protests. Relatives on July 12 reported him missing to the PNR in C√°rdenas. Police told his father that Christian was jailed in Matanzas. On Aug. 5, officials informed his family he’d drowned in the sea and was buried in a mass grave. His family is convinced he was beaten to death.

This isn’t the first time Havana has covered up state murders. The 2012 killings of Cuban dissident leaders Oswaldo Pay√° and Harold Cepero by security forces are two high-profile examples.

Diubis Laurencio Tejeda (age 36) and Christian D√≠az (age 24) killed by Castro regime.

Euronews on the same day reported on the exploitation of Cuban workers by the Castro regime citing that "human rights organisations and MEPs have claimed that European companies are using Cuban workers in conditions of semi-slavery." European Parliament vice-president, Dita Charanzova, called on Europe to uphold its human rights standards.

“The European Union has a framework agreement with Cuba and it was actually the European Parliament that had a condition during the ratification process of this agreement, which was a strong Human Rights clause," Charanzova told Euronews. "I think it is really now the time to properly implement and enforce this agreement. And I think that these cases demonstrate the urgency for the European Union to have a ban on forced labor.” The income international Cuban missions generate is the main source of revenue for the Cuban Government abroad since at least 2005.

Reuters reported on information released by the Castro regime regarding the hundreds of show trials taking place. The official claim is that 710 Cubans have been charged, but there is no way to independently verify the information through official channels.  The data provided by the prosecutor's office cannot be trusted. This leaves human rights defenders having to reach out  to families of the detained, who are threatened by the secret police. This is a difficult and necessary process to obtain at least partial numbers.

The Cuban prosecutor's office said Tuesday [ January 25] it had thus far charged 710 people with crimes including vandalism, assault against people or property, and "grave public disorder."Human rights groups, the U.S. government and the European Union have slammed the trials of the protesters, saying they lack transparency and that long jail sentences were disproportionate with the crimes committed.

Transparency is non-existent in Cuba, and the efforts of the governing regime is to increase the cost for spontaneously reporting on events unfolding in the island that portray the government in a negative light. Whereas, the U.S. Guantanamo Naval Base has granted the International Committee of the Red Cross over a 100 visits to the prison there since 2002, Havana has permitted zero visits to Cuban prisons over the same period.

Some of the Cubans currently subjected to these politicized proceedings.

 
 
 
 
 
 
 

viernes, 28 de enero de 2022

#SOSCuba: Viernes, 28 de Enero del 2022.

Cubanos hacen que retiren la imagen del Che de un restaurante en Kentucky

Podr√≠an sancionar a entre 4 y 10 a√Īos de prisi√≥n a quienes reciban finan...

CSI


28 de enero, 2022

 
Cuba Insight
A publication of the Cuban Studies Institute
 

LA VIA DOLOROSA DE JOSE MARTI

*Por Néstor Carbonell Cortina

 

 

(Resumen de la conferencia pronunciada en el Congreso Martiano celebrado en Nueva York, el 24 de mayo del 2003, bajo los auspicios del Centro Cultural Cubano que preside Iraida Iturralde). 

 

Me honra y me complace participar en este Congreso Martiano y compartir la tribuna con figuras destacadas de nuestra intelectualidad. 

La imagen de Mart√≠ que me propongo evocar en este acto no es la del Ap√≥stol reposando en el Olimpo de la fama, sino la del patriota luchando contra viento y marea en su noble empe√Īo libertador. Este enfoque quiz√°s nos sirva de inspiraci√≥n y ejemplo en nuestro destierro interminable, y nos permita extraer ense√Īanzas valiosas de la cicl√≥pea haza√Īa de nuestro homenajeado. 

Recorramos a galope la v√≠a dolorosa de Mart√≠, desde su adolescencia hasta su inmolaci√≥n, deteni√©ndonos en las estaciones que dejaron huellas profundas en su alma. 
 

La Prisi√≥n 

Ten√≠a Mart√≠ 16 a√Īos en octubre de 1869 cuando se producen los hechos que determinan su arresto. El alzamiento de C√©spedes en Yara un a√Īo antes hab√≠a inflamado el esp√≠ritu del joven rebelde. El encarcelamiento y posterior deportaci√≥n de su querid√≠simo mentor, Rafael Mar√≠a de Mendive, estremecen a Mart√≠, pero no lo amilanan. Junto con su “hermano del alma,” Ferm√≠n Vald√©s Dom√≠nguez, expone sus ideas contrarias al r√©gimen colonial y a favor de la revoluci√≥n en la hoja volante El Diablo Cojuelo y en el semanario La Patria Libre, que recoge su drama patri√≥tico Abdala. 

Condenado a seis a√Īos de prisi√≥n por acusar de apostas√≠a a un condisc√≠pulo que se hab√≠a alistado para luchar contra los patriotas insurrectos, Mart√≠ relata  su  experiencia traum√°tica detr√°s de las rejas. En un folleto titulado El Presidio Pol√≠tico en Cuba describe, en carne viva, los horrores que vio y sinti√≥ en las canteras de San L√°zaro, “manchadas de crimen y sangre.” 

Lleva estoicamente la cadena que, unida al grillete remachado al pie derecho, le deja una lesi√≥n permanente en la pierna y el tobillo, y una dolorosa tumoraci√≥n en el √°rea inguinal. 

La sensibilidad de Mart√≠ respecto a sus progenitores atormenta su esp√≠ritu, pero no lo desv√≠a de su misi√≥n patri√≥tica. Discrepa de su padre, ex oficial espa√Īol apegado a la Metr√≥poli, declar√°ndose  “Alma libre y fiera…, nacida a no abatirse jam√°s ante ning√ļn g√©nero de despotismo…” Pero reconoce como buen hijo que “si recibi√≥ alg√ļn impulso, fue de √©l…” Y a su madre, que sufre viendo al hijo llagado y macilento en el presidio, le escribe: 
 

“M√≠rame, madre, y por tu amor no llores: 

    Si esclavo de mi edad y mis doctrinas, 

          Tu m√°rtir coraz√≥n llen√© de espinas. 

     Piensa que nacen entre espinas flores.” 

 

Deportaci√≥n y Nuevos Enfrentamientos 

Indultado y deportado a Espa√Īa en 1871, Mart√≠, con la salud quebrantada y apenas sin recursos para sostenerse, contin√ļa a saltos sus estudios acad√©micos en la Universidad Central. Asimismo, alza su voz vigorosa de protesta por el fusilamiento de los estudiantes de medicina en Cuba, y publica su contundente alegato en pro de la independencia de la isla: La Rep√ļblica Espa√Īola ante la Revoluci√≥n Cubana. 

Mart√≠ completa en Arag√≥n sus estudios de derecho y de filosof√≠a y letras. Refrenando sus rom√°nticas tentaciones, decide reunirse con su familia, necesitada y sola en M√©xico. All√≠ sobresale en los c√≠rculos literarios como novel poeta y periodista, y su coraz√≥n ardoroso se rinde ante la belleza de su futura esposa, Carmen Zayas Baz√°n. 

Pero los valores √©ticos y pol√≠ticos de Mart√≠ son incompatibles con el golpe militar en M√©xico de Porfirio D√≠az. Se ve, pues, obligado a marcharse del pa√≠s porque  “con un poco de luz en la frente no se puede vivir donde mandan tiranos.” 

Algo similar sucede, poco despu√©s, en el pa√≠s de la id√≠lica Ni√Īa de Guatemala, donde Mart√≠ se abr√≠a paso como brillante profesor e intelectual, y donde, tras su matrimonio con Carmen, pensaba establecerse. Por cuesti√≥n de principios decide irse de Guatemala. Un dictador hab√≠a sido injusto con el amigo cubano que proteg√≠a a Mart√≠, por lo que √©ste le dijo a su compatriota: “Renunciar√© aunque mi mujer y yo nos muramos de hambre.” Y renunci√≥. 

                               

Regreso a Cuba y Segunda Deportaci√≥n 

Acogi√©ndose a la promesa de apertura pol√≠tica proclamada por Espa√Īa a ra√≠z del Pacto del Zanj√≥n, Mart√≠, al igual que otros emigrados cubanos, regresa a la isla con su mujer embarazada a mediados del ’78. La airada protesta de Maceo en los Mangos de Baragu√° no halla eco en la poblaci√≥n exhausta tras diez a√Īos de guerra. 

El entonces Capit√°n-General Mart√≠nez Campo, “El Pacificador,” se esfuerza en lograr la reconciliaci√≥n nacional con reformas liberalizadoras, pero Espa√Īa frustra la autonom√≠a con r√≠gidas restricciones.  

Mart√≠, quien ejerc√≠a como abogado y deslumbraba con su verbo elocuente en el Liceo de Guanabacoa, pronto comienza a conspirar en uni√≥n de Juan Gualberto G√≥mez y otros separatistas. Su grito de rebeld√≠a retumb√≥ en el banquete celebrado en honor del periodista Adolfo M√°rquez Sterling: “…El hombre que clama vale m√°s que el que suplica…Los derechos se toman, no se piden; se arrancan, no se mendigan.” 

Presente en el acto se encontraba el nuevo Capit√°n General, Ram√≥n Blanco, quien ante la osad√≠a de Mart√≠, exclama: “Quiero no recordar lo que yo he o√≠do y no conceb√≠ nunca  se dijera delante de m√≠, representante del gobierno espa√Īol. Voy a pensar que Mart√≠ es un loco…pero un loco peligroso.” 

Estalla la Guerra Chiquita en agosto del ’79, y Mart√≠ es detenido en La Habana. Las autoridades coloniales le insin√ļan que si √©l declarase en los peri√≥dicos su adhesi√≥n al gobierno espa√Īol, se le permitir√≠a continuar viviendo en Cuba. Su repuesta fue terminante: “Mart√≠ no es de la raza vendible.” Es as√≠ que se ve forzado a salir, en su segunda deportaci√≥n, rumbo a la Pen√≠nsula y a desprenderse de su mujer y de su hijo reci√©n nacido.
 

Continue Reading

*Nestor Carbonell was born in Havana, Cuba.  He earned a Doctor of Law degree from the University of Villanueva in Havana, and holds a Master of Law degree and a Strategic Marketing Certificate from Harvard University.  In mid-1960 he went into exile and participated in the Bay of Pigs Invasion.  In 1967 he joined PepsiCo as counsel for Latin America and throughout the years served in several positions (1972 Director of Operations in Mexico, 1975 Director of Operations in Venezuela, later becomes the Regional Vice-President in Europe, and in 1982 returns to the U.S. as Vice President of International Affairs.)  He retired in 2008.  Carbonell is a member of the Council on Foreign Relations and is also the author of And the Russians Stayed: The Sovietization of Cuba and Why Cuba Matters: New Threats in America’s Backyard.
This is a publication of the Cuban Studies Institute. 

Our mailing address is:
1500 South Dixie Highway, Bank of America Bldg., 2nd Floor
Coral Gables, FL  33146
Tel: 786-803-8007
Fax: 786-803-8068
Email: cubanstudies@cubanstudiesinstitute.com

Cienfuegos: Activistas rinden homenaje a José Martí y apoyan el paro nac...

Ketty M√©ndez, madre de una joven autista: “Me hicieron muchas promesas, ...

El Ma√Īanero con Alex Otaola en vivo (viernes 28 de enero del 2022)

¡NADIE LOS SOPORTA! Duo castrista Buena Fe cada d√≠a m√°s despreciable y m...

#SOSCuba: Jueves, 27 de Enero del 2022.

Entregan reconocimiento a cantantes de "Patria y Vida"

jueves, 27 de enero de 2022

Laura Pollan lee poema de Alfredo M. Cepero

Natalicio de José Martí


 

Para ver y escuchar este poema en la voz de Laura Pollan tiene un enlace al final del texto.


Thu, Jan 27 at 7:04 PM
COLOQUIO CON JOSE MARTI
Alfredo M. Cepero.
 
Para ver y escuchar este poema en la voz de Laura Pollan tiene un enlace al final del texto. 
 
José de la nostalgia
 
que iluminas los cielos de las noches lejanas.
 
 
José de los caminos
 
tenebrosos y tristes de los hombres sin patria.
 
 
José de las escuelas
 
donde un d√≠a bebimos de tu sabia ense√Īanza.
 
 
José de la plegaria
 
con la cual invocamos tu divina palabra.
 
 
José de los altares
 
donde a√ļn te adoramos como imagen sagrada.
 
 
José de los humildes,
 
que fueron la bandera de tu vida y tu causa.
 
 
José de los honestos,
 
ejemplo edificante de honradez ciudadana.
 
 
José de los amores,
 
en una guerra justa sin odios ni venganzas.
 
 
José de la verguenza
 
de este pueblo enquistado en dolor y a√Īoranza.
 
 
José de los ingratos
 
que manchan y desprecian tu vida inmaculada.
 
 
José de los hipócritas
 
que hoy te enaltecen y te niegan ma√Īana.
 
 
José de los malvados
 
que utilizan tu culto para el robo y la infamia.
 
 
José de las miserias
 
que jam√°s penetraron tu pureza de alma.
 
 
José de las Américas,
 
para todos los pueblos y todas las razas.
 
 
José de los cubanos,
 
los buenos y los malos, los patriotas y ap√°tridas.
 
 
José del tiempo viejo
 
que cumplió su tarea sin buscar alabanzas.
 
 
José del tiempo nuevo,
 
a quién no le hemos dado ni descanso ni calma
 
 
José del tiempo eterno,
 
campe√≥n de la justicia, se√Īor de la esperanza.
 
 
Marque el enlace mas abajo para ver lectura del poema por Laura Pollan (EPD)
 
 https://www.youtube.com/watch?v=m5Vzus3e774 

Favor de incluirme en su lista de distribuci√≥n de LA NUEVA NACION: alfredocepero@bellsouth.net.

Desde Baracoa, Guant√°namo, en apoyo al paro general.

“NO HAY DIAZEPAM”: Padre de ni√Īo cubano con autismo pide ayuda

En medio de la represión que viven los cubanos, artistas de Miami van a ...

#SosCuba.Miercoles 26 de enero del 2022

miércoles, 26 de enero de 2022

¿C√≥mo sobrevivir en Cuba con la moneda m√°s depreciada del planeta?

Fragmento de la película José Martí: el ojo del canario

Hoy la monja llega a Mi Hora Favorita

Enlazando corazones, un programa para los que buscan parejas. (miércoles...

Le niegan empleos por sus antecedentes penales.

PRESO DENTRO DE CUBA: Niegan salida del país al sindicalista independien...

1111 profesionales cubanos vs. gobierno cubano

ORACI√ďN POR JOS√Č MART√ć


Wed, Jan 26 at 12:39 PM
ORACI√ďN POR JOS√Č MART√ć
 
Nota: Discurso pronunciado por Alfredo M. Cepero el s√°bado 27 de enero de 2018 por invitaci√≥n del Dr. Joaqu√≠n P√©rez-Febles en la First Presbyterian Church of Arlington, Virginia, ante la colonia cubana del √Ārea Metropolitana de la capital de los Estados Unidos.
 
Cubanos, cubanas y amigos de la libertad de Cuba: 
Para ustedes y para mi esta es una tarde de alta significaci√≥n patri√≥tica. Para m√≠, espec√≠ficamente, es una tarde de  profundo contenido emocional. Regreso a una geograf√≠a cuyos paisajes, monumentos, calles y edificios me recuerdan los 15 a√Īos de mayor trascendencia en mi vida de exiliado. Aqu√≠ conoc√≠ y me cas√© en la Iglesia, ahora catedral, de Saint Thomas Moore, con la mujer con quien he compartido alegr√≠as y tristezas, retos y oportunidades durante m√°s de medio siglo. En el Washington Hospital Center nacieron mis cinco hijos. En la American University obtuve una Maestr√≠a en Administraci√≥n de Negocios. Y durante doce a√Īos tuve el privilegio de hablarles a mis hermanos cubanos como corresponsal y periodista de la Voz de los Estados Unidos de Am√©rica.
Pero la obra y las actividades más cercanas a mis sentimientos patrióticos fueron las desarrolladas a través de la Casa Cuba de Washington. Un grupo de patriotas cubanos que, como hacen ustedes esta tarde, nos mantuvimos unidos en la esperanza y fieles al recuerdo de nuestra martirizada Cuba. Ni el tiempo ni la distancia mermaron nuestra fidelidad porque, para quienes amamos y veneramos a una patria en cadenas, no existen barreras de distancia ni de tiempo.
Para mantener viva la Cuba de nuestro orgullo y de nuestras a√Īoranzas, realizamos actividades sociales, art√≠sticas y culturales en lugares tales como el Lisner Auditorium de la George Washington University, el Bishop O'Connell High School en Virginia y el Montgomery Blair High School en Maryland.  Pero el mayor de esos actos patri√≥ticos fue el realizado en septiembre de 1976 agradeciendo nuestra acogida en este pa√≠s, con motivo del bicentenario de la Declaraci√≥n de Independencia de los Estados Unidos, en que llenamos las 2,500 butacas del Eisenhower Theater, en el Kennedy Center.
La Casa Cuba tambi√©n sirvi√≥ como centro de operaciones y de apoyo a marchas c√≠vicas encabezadas por personalidades como el ex Presidente de la Rep√ļblica Carlos Pr√≠o, el Presidente de la Fundaci√≥n Nacional Cubano Americana Jorge M√°s Canosa, el Presidente de la Brigada 2506 Juanito P√©rez Franco, el campe√≥n de los derechos humanos Humberto Medrano, el maestro de periodistas Guillermo Mart√≠nez M√°rquez, el Decano del Colegio M√©dico Cubano Libre Enrique Huertas y mi amiga Juanita Castro, una pobre mujer atormentada por la maldad diab√≥lica de sus forajidos hermanos.
Tiene al mismo tiempo esta tarde un elemento espiritual que supera nuestro mundo material. Sin estar con nosotros esta tarde, yo veo presentes entre ustedes a muchos de aquellos patriotas que trabajaron aqu√≠ en Washington por una Cuba Libre y que se nos han adelantado en el camino de la eternidad. Desde el cielo siguen trabajando y nos saludan, nos aplauden y nos estimulan patriotas como Pedro Ortiz, Mario Pujals, Luis Pages, F√©lix Pages, Claudio Ponce, Tony Montiel, Rafi Madan, Chea Pedroso, Rosa Arrieta, Isabel Pruna, Ana Mar√≠a Perera, Victoria Pujals, Ra√ļl Caballero, Pedro Entenza, Claudio Bened√≠, Gerardo Mora, Fernando Quintana y tantos otros no menos dignos de ser recordados y homenajeados a pesar de no ser registrados por mi memoria.
El camino trazado por aquellos cubanos excepcionales sigue siendo recorrido hoy por hombres y mujeres que, como ustedes, han recogido su antorcha. Entre ellos se destaca mi buen amigo y mejor amigo de mi mujer desde sus a√Īos de juventud, el Dr. Joaqu√≠n P√©rez Febles. "Tato", para sus amigos √≠ntimos, era el organizador de excursiones juveniles a las Cuevas de Cepero, cercanas al id√≠lico pueblecito de Cantel y a la playa de Varadero, en la provincia de Matanzas. A √©l le debo el honor de compartir esta tarde con ustedes una a√Īoranza de patria que es al mismo tiempo la determinaci√≥n de servirla hasta el √ļltimo soplo de mi vida.
Pero si vamos a hablar de servicio a Cuba, todos los servicios y servidores nos quedamos peque√Īos ante la hoja de servicios del hombre cuya memoria honramos esta tarde. Nadie como √©l renunci√≥ o ha renunciado a la felicidad personal para promover la felicidad del pueblo de Cuba. Se enfrent√≥ a la ira de Mariano Mart√≠, un padre que no conceb√≠a una Cuba que no fuera colonia de Espa√Īa, sinti√≥ el trauma de hacer sufrir con su encarcelamiento a Leonor P√©rez, la madre de su idolatr√≠a, renunci√≥ al calor de unas hermanas protectoras del √ļnico var√≥n en una familia de mujeres, abandon√≥ la tierra de sus desvelos siendo literalmente un ni√Īo, sacrific√≥ la compa√Ī√≠a de una esposa amante por la soledad del profeta de una causa considerada imposible, padeci√≥ el dolor de no ver crecer al hijo de sus amores, acept√≥ de buen grado la miseria personal a cambio de enriquecer las arcas paup√©rrimas de su "guerra necesaria", fue v√≠ctima de la envidia de quienes como beneficiarios de su obra debieron haber sido sus mejores amigos, prefiri√≥ el exilio a la ignominia de vivir asfixiado por la garra de sus opresores y ofrend√≥ su vida en holocausto supremo de su amor a Cuba. ¿D√≠ganme ustedes si ha habido alg√ļn cubano capaz de igualar su dimensi√≥n gal√°ctica?   
La respuesta es obvia: Ninguno. Haciendo una paráfrasis de Juan el Bautista: "ninguno de nosotros es digno de desatar una correa de las sandalias del Apóstol de nuestras libertades". De Martí, el hombre que uno de sus biógrafos, Luís Rodríguez Embil, llamó: "El santo de América". De todas maneras, esta tarde recordemos su ejemplo y honremos su memoria como muestra de gratitud por sus servicios a la patria. Sin embargo, me parece innecesario hacer una cronología detallada de la vida de Jose Martí. Presumo que la mayoría de ustedes están familiarizados con sus datos biográficos.
Creo, por lo tanto, mucho más indicado y productivo analizar las facetas de su carácter, su prédica patriótica, las decisiones que determinaron el curso de su vida y su inmolación en Dos Ríos. Todo ello, para que imitemos su ejemplo y terminemos su labor inconclusa. La de construir la Cuba libre, democrática y justa por la que ofrendó su vida joven, generosa y fructífera. Porque a Martí se le honra con la conducta más que con las palabras. Las palabras que no conducen a la acción son meros fuegos artificiales. De palabras vanas está llena la enciclopedia de nuestros errores como pueblo y de nuestros fracasos como nación.
Para comprender mejor a Mart√≠, me parece oportuno que nos identifiquemos con √©l en nuestro car√°cter de exiliados. Mart√≠ sale al exilio con destino a Espa√Īa el 15 de enero de 1871en el vapor Guip√ļzcoa. En 13 d√≠as cumplir√≠a 18 a√Īos y escapaba de la traum√°tica experiencia de las Canteras de San Lazaro cuyos grilletes le causaron llagas, enfermedades y dolores que lo atormentaron por el resto de sus d√≠as. Entonces escribe a su mentor y maestro Rafael Mar√≠a de Mendive: "Mucho he sufrido, pero tengo la convicci√≥n de que he sabido sufrir". Lo que no sab√≠a el joven Mart√≠ era que su sufrimiento apenas comenzaba y que su felicidad personal estar√≠a limitada por su servicio a la patria. Por eso en uno de sus versos sencillos m√°s tarde escribir√≠a: "Amo la tierra florida/musulmana o espa√Īola/donde rompi√≥ su corola/la poca flor de mi vida".
De hecho, de los 42 a√Īos que ten√≠a al caer abatido por las balas espa√Īolas en Dos R√≠os, Mart√≠ hab√≠a vivido solamente 18 a√Īos y medio en Cuba y 24 a√Īos deambulando por un mundo que, como el de nuestros d√≠as, era indiferente a nuestra tragedia. En distintos momentos y con varias interrupciones hab√≠a vivido cuatro a√Īos en Espa√Īa y tres a√Īos entre M√©xico y Guatemala. Desde enero de 1880 hasta principio de 1895 (15 a√Īos) residi√≥ en Nueva York, desde donde viaj√≥ a Cayo Hueso, Tampa, Costa Rica, Jamaica, Panama, Republica Dominicana, Venezuela y Hait√≠ organizando una revoluci√≥n y predicando una guerra totalmente contrarias a su temperamento conciliador  pero que sab√≠a inevitable si Cuba quer√≠a ser libre del yugo espa√Īol.
Volviendo a su primer encuentro con un mundo indiferente a su causa, la Espa√Īa en la que desembarc√≥ Jos√© Mart√≠ el 1 de Febrero de 1871, estaba en plena efervescencia revolucionaria y democr√°tica. Algunos exiliados tratan de buscarse la vida, otros determinan proseguir la lucha, hacer del exilio un foco revolucionario, aprovechar la libertad para preparar la acci√≥n. Entre esos √ļltimos form√≥ fila nuestro Ap√≥stol.
Se da entonces a la tarea fren√©tica de dar a conocer la tr√°gica realidad de la Cuba colonial espa√Īola. Publica sus primeros art√≠culos en La Soberan√≠a Nacional de C√°diz y La Cuesti√≥n Cubana de Sevilla, El Jurado Federal de Madrid y La Republica de Nueva York. Pero su escrito m√°s importante en ese momento fue "La Rep√ļblica Espa√Īola ante la Revoluci√≥n Cubana", publicado en forma de folleto el 15 febrero de 1873. En el mismo denuncia la hipocres√≠a de Espa√Īa de negar a Cuba las condiciones de libertad y democracia que exig√≠a para s√≠ misma.
Con apenas 19 a√Īos Mart√≠ era ya un magn√≠fico escritor. La prosa de Mart√≠ cautivaba, era una prosa combativa y pol√©mica, con tintes b√≠blicos, hom√©ricos y dantescos, una prosa que, como su autor, podemos calificar de tit√°nica. Una prosa que apelaba al coraz√≥n de los lectores con las astucias y la musicalidad de un poeta. Un poeta que, de no haber sido el Ap√≥stol de nuestra libertad, se habr√≠a destacado de todas maneras como uno de los precursores del movimiento modernista en la poes√≠a americana. Y eso lo dijo nada menos que Rub√©n Dar√≠o, la cumbre m√°s alta del modernismo en la poes√≠a.
Pero como la perfección es privilegio exclusivo de Dios no hay ser humano perfecto. Como ser humano, Martí no lo era. Algunos de sus detractores y buscadores de notoriedad acusan a Martí de no haber sido un genuino hombre de familia. Y en realidad no lo fue. Nos guste o no, los genios no pueden ser encasillados en moldes caprichosos. Por eso José Martí no puede ser considerado ejemplo de hombre de familia al estilo tradicional.
Su familia no pod√≠a ser resumida en su totalidad en un simple √°rbol geneal√≥gico ni pod√≠a limitarse a los residentes en un domicilio. En la mente de Mart√≠, su familia comprend√≠a la totalidad del pueblo de Cuba y resid√≠a en el territorio que se extiende desde la Punta de Mais√≠ hasta el Cabo de San Antonio. Pero eso no quiere decir que no extra√Īara a sus seres queridos y que no hiciera un gran esfuerzo para expresarles su afecto.
En ese sentido, el epistolario entre madre e hijo, desde la primera carta de Jos√© Juli√°n fechada en el Caimito del Han√°bana, octubre 23, 1862--cuando el ni√Īo ten√≠a 9 a√Īos-- hasta la √ļltima enviada d√≠as antes de llegar a Playita de Cajobabo en 1895, ya en el umbral de la muerte, muestra una honda ternura y un amor sin l√≠mites hacia su progenitora, que fue siempre su mejor aliada frente a la hostilidad de un padre moldeado en la disciplina castrense.
Una muestra de esos sentimientos filiales la encontramos en la dedicatoria de una foto mostrando sus grilletes que le fue tomada durante su encarcelamiento en las Canteras de San Lázaro. En ella, el joven Martí le da ánimo a Leonor haciendo despliegue de su destreza poética y le dice: "Mírame, madre, y por tu amor no llores: si esclavo de mi edad y mis doctrinas, tu mártir corazón llené de espinas, piensa que nacen entre espinas, flores".
La madre, como todas las madres, no cesa de darle consejos, a√ļn a sabiendas de que su hijo no la escuchar√≠a. Leonor, por su parte, en una de sus m√ļltiples cartas, le escribe: "Qu√© sacrificio tan in√ļtil, hijo de mi vida, el que est√°s haciendo de tu tranquilidad y de la de todos los que te quieren, no hay un solo ser que te lo sepa agradecer, el que m√°s achaca tu sacrificio al ansia de brillar, otros, a la propia conveniencia, y nadie en su verdadero valor".
Por otra parte, su matrimonio con la camag√ľeyana Carmen Zayas-Baz√°n tambi√©n termin√≥ en fracaso. Se casaron en M√©xico el 20 de diciembre de 1877 en casa de su amigo Manuel Mercado. Ambos ten√≠an 24 a√Īos. Carmen fue con Mart√≠ a Guatemala y despu√©s a Cuba al a√Īo siguiente. En 1879, asfixiado por la intolerancia en la Isla, Mart√≠ se fue a Nueva York y ella se qued√≥ en Cuba. Al a√Īo siguiente, ella embarc√≥ con el ni√Īo y se reuni√≥ con √©l en Nueva York. Se produjeron otros viajes entre Nueva York y Cuba pero, en 1885, el matrimonio concluy√≥ con el regreso de Carmen y el ni√Īo a la regi√≥n natal de la madre.
En realidad, ni Carmen Zayas Baz√°n era mujer para Mart√≠, ni Mart√≠ hombre para ella. Carmen se enamor√≥ del genio, pero el genio de Mart√≠ no estaba hecho para lo que ella quer√≠a. Mart√≠, por su parte, se enamor√≥ de la gracia de la camag√ľeyana, pero al patriota dejaron de interesarle esos valores. Lo que rompi√≥ la tregua fue el cansancio de Carmen de vivir en el extranjero, y la resistencia de Mart√≠ a volver a Cuba mientras no fuera libre donde, seg√ļn sus propias palabras: "All√≠ toda bofetada me sonar√≠a en la cara''.
Pero la separaci√≥n de la esposa no merm√≥ en lo m√°s m√≠nimo la devoci√≥n y el amor a su hijo. En un peque√Īo libro de poemas que dedica a Pepito bajo el t√≠tulo de "Ismaelillo", publicado en 1882, le dice en el pr√≥logo: "Hijo: Espantado de todo me refugio en ti. Tengo fe en el mejoramiento humano, en la vida futura, en la utilidad de la virtud y en ti". Y a punto de salir hacia Cuba en el que presiente ser√° su √ļltimo viaje, desde Montecristi le dice: “Hijo, esta noche salgo para Cuba: salgo sin ti, cuando debieras estar a mi lado. Al salir, pienso en ti. Si desaparezco en el camino, recibir√°s con esta carta la leontina que us√≥ en vida tu padre. Adi√≥s. S√© justo... Jos√© Mart√≠”.
Otra de las leyendas negras diseminadas por los detractores de Mart√≠ fue la de que hab√≠a sido un mujeriego. El propio Ferm√≠n Vald√©s Dom√≠nguez, su m√°s √≠ntimo amigo, en su trabajo "Ofrenda de Hermano", critic√≥ a Mart√≠ por mantener relaciones amorosas con varias mujeres al mismo tiempo. Ya en su juventud en Espa√Īa, Mart√≠ hab√≠a sostenido relaciones con la madrile√Īa Do√Īa Barbarita y en Zaragoza tuvo un romance con una joven modista llamada Blanca de Montalvo. En Guatemala despert√≥ la veneraci√≥n de la adolescente Maria Garc√≠a Granados, inmortalizada por Mart√≠ en su poema "La Ni√Īa de Guatemala" en uno de cuyos versos escribi√≥:"Se entr√≥ de tarde en el r√≠o/la sac√≥ muerta el doctor/dicen que muri√≥ de fr√≠o/yo s√© que muri√≥ de amor". Sin embargo, sus bi√≥grafos m√°s serios afirman que fue una relaci√≥n plat√≥nica sin contacto √≠ntimo alguno.  
Pero quiz√°s la mujer de mayor importancia en su vida fue Carmen Miyares, qui√©n administraba una casa de hu√©spedes en Manhattan. Durante su larga y solitaria vida en Nueva York, Mart√≠ encontr√≥ en esta mujer refugio material y espiritual para sus frustraciones espirituales y sus dolencias f√≠sicas. Ella le curaba las llagas y heridas persistentes desde sus a√Īos de prisi√≥n y llen√≥ el vac√≠o creado por la ausencia de la esposa y del hijo.
Muchas fuentes dignas de cr√©dito atribuyen a Mart√≠ la paternidad de Mar√≠a Mantilla, la √ļltima hija de Carmen. En una carta dirigida a la ni√Īa pocos d√≠as antes de caer abatido en Dos R√≠os, Mart√≠ le dice: "… quiere mucho a tu madre, que no he conocido en este mundo mujer mejor. No puedo, ni podr√© pensar en ella sin conmoverme y ver m√°s clara y hermosa la vida. Cuida bien ese tesoro". Ahora bien, fuera o no un mujeriego, nadie puede negarle a Mart√≠ el cr√©dito de ser el forjador de la naci√≥n cubana y el faro que, a√ļn despu√©s de muerto, sigue iluminando el camino de nuestra lucha actual por la libertad. Acentuar sus defectos y negar sus m√©ritos es obra de miserables que no merecen ni tener patria ni llamarse cubanos.
Este cubano en superlativo que honramos esta tarde hizo de la rebeld√≠a un factor constante en su vida, desde su encarcelamiento en Las Canteras de San L√°zaro a los 17 a√Īos de edad hasta su ca√≠da en Dos R√≠os a los 42. Fue un hombre radical que nunca crey√≥ en soluciones mediatizadas que siempre benefician a los tiranos. Cuando los republicanos espa√Īoles, agobiados por el alto costo y la prolongaci√≥n de la guerra, deciden otorgar a Cuba y Puerto Rico derechos como estados en su Constituci√≥n de 1873, Mart√≠ se opone rotundamente. El Ap√≥stol se para en firme y les dice: "La sima que divid√≠a a Espa√Īa y Cuba se ha llenado, por voluntad de Espa√Īa, de cad√°veres. Espa√Īa ya no tiene derecho ni autoridad moral para negarle a Cuba su independencia".
Cuando en febrero de 1878, despu√©s de diez a√Īos de guerra, unas tropas mambisas desnudas, desarmadas y hambrientas firman la Paz del Zanj√≥n, son pocos los que comparten la rebeld√≠a de Jose Mart√≠. Una consecuencia directa de aquella paz precaria fue la creaci√≥n del Partido Autonomista Cubano. En el mismo se integraron antiguos reformistas, liberales y nuevas generaciones de cubanos que desconfiaban de las estrategias radicales y que vislumbraban un horizonte de independencia logrado por m√©todos pac√≠ficos. Algo muy parecido a la oposici√≥n domesticada que hoy propone plebiscitos bajo el control de la tiran√≠a castrista para decidir el futuro pol√≠tico de Cuba.
José Martí se les enfrentó a aquellos apaciguadores como se les enfrentaría a los de este momento. En abril de 1879, el Apóstol se encontraba en Cuba en una estadía que sólo duró nueve meses. Durante esos meses conspiraría con Juan Gualberto Gómez y otros patriotas negados a toda negociación que no condujera a la independencia absoluta. El 21 de abril, Martí fue invitado a un banquete que el Partido Liberal, muchos de cuyos miembros se habían integrado al autonomismo, le ofreció en los altos del Louvre, donde hizo uso de la palabra.
Sus palabras de ese d√≠a definieron la que ser√≠a su actitud futura con respecto a quienes propon√≠a negociar con Espa√Īa desde una posici√≥n de debilidad. Entonces dijo: “…por soberbia, por digna, por en√©rgica, yo brindo por la pol√≠tica cubana. Pero si, hemos de ser m√°s que voces de la patria disfraces de nosotros mismos; si con ligeras caricias en la melena, como el domador desconfiado, se pretende aquietar y burlar al noble le√≥n ansioso, entonces quiebro mi copa: no brindo por la pol√≠tica cubana”. Sin embargo, Mart√≠ no cerr√≥ nunca las puertas a los autonomistas que quisieron unirse a la Revoluci√≥n. A su entender, eran hombres que segu√≠an un camino equivocado, pero que hab√≠a que contar con ellos para construir la Rep√ļblica a la que aspiraba al terminar el conflicto b√©lico.
Esa rep√ļblica de sus sue√Īos ser√≠a plasmada sobre los conceptos contenidos en su Partido Revolucionario Cubano. El 3 de enero de 1892, Mart√≠ anunci√≥ su iniciativa de crear el Partido Revolucionario Cubano (PRC), en una reuni√≥n mantenida en el Club San Carlos de Cayo Hueso con Jos√© Francisco Lamadrid, Jos√© Dolores Poyo y el Coronel Fernando Figueredo Socarr√°s. El 5 de enero, en una reuni√≥n celebrada en Nueva York, se aprobaron las Bases y los Estatutos del PRC, hasta que el 10 de abril de 1892 se proclam√≥ su fundaci√≥n.
Una Cuba construida sobre las bases de ese partido no pod√≠a ser un ap√©ndice de los Estados Unidos. En carta dirigida a M√°ximo G√≥mez, fechada 20 de julio de 1882, se expres√≥ en estos t√©rminos: ".... En Cuba ha habido siempre un grupo importante de hombres cautelosos, bastante soberbios para abominar la dominaci√≥n espa√Īola, pero bastante t√≠midos para no exponer su bienestar personal en combatirla. Esta clase de hombres, ayudados por los que quisieran gozar de los beneficios de la libertad sin pagarlos en su sangriento precio, favorecen vehementemente la anexi√≥n de Cuba a los Estados Unidos...". Fue todav√≠a m√°s categ√≥rico cuando dijo a su amigo Ferm√≠n Vald√©s Dom√≠nguez: "Cambiar de due√Īo no es ser libre".
Ahora bien, aunque era un rebelde no fue nunca un intransigente. Esa cualidad le permitió manejar con éxito el arte de la política. Para Martí "el arte político" estaba en "plegar y moldear", pero, como parte de su definición, también advertía que era necesario, "en las ideas esenciales de dignidad y libertad", ser "espinudo, como un erizo, y recto, como un pino". Hay así en él dos prácticas que parecen opuestas, aunque en verdad son complementarias en todo político honrado: por el ejercicio natural de una se llega al acuerdo y al ajuste; en la otra la rigidez impide todo pliegue o desvío.
Esa rigidez se manifest√≥ con frecuencia en su defensa de la identidad de la naci√≥n cubana. Por su condici√≥n de patriota, que es el que ama su tierra y quiere para ella todo g√©nero de bienes, y la protege contra toda posible desgracia, Mart√≠ no s√≥lo se opuso al gobierno de Espa√Īa y a los que la ayudaban, sino tambi√©n a los que, para librarla de su infortunio colonial, propon√≠an soluciones ruines o imprudentes.
Mart√≠ no fue el primer nacionalista pero fue qui√©n dio contenido, sentido y br√ļjula al nacionalismo cubano. En la d√©cada de 1820, pensadores como Felix Varela, Jose Antonio Saco y Domingo del Monte consideraron que antes de hacer realidad la independencia de Espa√Īa era importante crear un concepto de identidad nacional cubana. Como Varela, Saco se vio tambi√©n expulsado de Cuba. Como Varela y a diferencia de muchos de sus contempor√°neos, Saco nunca claudic√≥. Fue un desterrado irreductible. En su lecho de muerte, Saco pidi√≥ que en su tumba fuera grabada la frase que defini√≥ su vida: "Aqu√≠ yace Jos√© Antonio Saco, que nunca fue anexionista". Mart√≠ se nutri√≥ del pensamiento y fue digno heredero de aquellos hombres providenciales.
Pero, en un sentido universal, José Martí no es patrimonio exclusivo de nosotros los cubanos. Ni Washington ni Bolívar pertenecen tampoco exclusivamente a norteamericanos o venezolanos. Los grandes hombres trascienden las fronteras geográficas y contribuyen con su ejemplo al enriquecimiento de valores eternos y al mejoramiento de la humanidad.
El nicarag√ľense Ruben Dar√≠o, maestro de poetas, trato de maestro a Jose Mart√≠. La chilena, Gabriela Mistral, Nobel de poes√≠a, dijo que si hubiera vivido en su tiempo se habr√≠a enamorado de Jos√© Mart√≠. El pol√≠tico y poeta venezolano Andr√©s Eloy Blanco dijo ante el congreso de una Venezuela todav√≠a en democracia: "Demos trabajo a Mart√≠! Est√° vivo. Sentado en la piedra de crear, como √©l dijera de Bol√≠var". Y Ronald Reagan, Presidente de Estados Unidos dijo: "Jos√© Mart√≠ ser√° recordado por los amantes de la libertad como un precursor y l√≠der de todo esfuerzo para lograr la aut√©ntica redenci√≥n del hombre''.
Sin embargo, para nosotros los cubanos, Cuba y Martí son dos conceptos, dos lealtades y dos sentimientos estrechamente entrelazados. Uno no puede existir ni perpetuarse sin el otro. El cubano que no ame y admire a Martí es un cubano incompleto. Ser martiano es ser un patriota en sentido total. El cubano exiliado mitiga el dolor de la orfandad de patria con el paliativo de la vida heroica de Martí y el mensaje edificante y esperanzador de su pensamiento político.
Tal como hemos sabido desde nuestra escuela primaria, Jos√© Mart√≠ hizo su entrada en la inmortalidad el 19 de Mayo de 1895 en Dos R√≠os, entre los r√≠os Cauto y Contramaestre. Se le dio sepultura sin f√©retro, directamente en una fosa de tierra fangosa en el Cementerio de Remanganagua ....y despu√©s de levantada el acta correspondiente el 27 de mayo a las nueve de la  ma√Īana se efectu√≥ el entierro definitivo quedando los restos del Ap√≥stol en el nicho 134 de la galer√≠a Sur del Cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba. Desde all√≠ nos conmina a que cumplamos nuestro deber de terminar su labor y restaurar la libertad, la prosperidad y la felicidad de la Cuba por la que entreg√≥ su vida generosa y heroica. Am√©n Jos√© de los cubanos. Campe√≥n de la justicia y se√Īor de la esperanza. Am√©n